03 de octubre de 2012

“Una gota tiene todos los elementos de la tabla periódica”

Lo dijo Juan Fagundo Castillo de la Universidad de la Habana, quien trabaja en modelos para interpretar la calidad y la composición química del agua.

  • 1

Como un canto rodado que fue montaña y rodó hasta quedar en pequeña piedra, así el agua pura que fue manantial recorre largo camino hasta ser gota, con “todos los elementos de la tabla periódica”, describió Juan Fagundo Castillo de la Universidad de La Habana, Cuba, en una conferencia brindada en la sede Chile del INTA, Capital Federal, auspiciada por el Área Estratégica de Recursos Naturales.

La disertación tuvo como objetivo que se conozcan “las posibilidades que ofrece la modelación hidrogeoquímica como herramienta para analizar el uso del agua según los diferentes objetivos, calidad y el origen de la composición química”, explicó Castillo, quien ejemplificó que, entre otras cosas, este modelo permitiría “dejar de utilizar un pozo porque ya está salinizado”.

En este sentido, Francisco Damiano, coordinador del proyecto Modelización hidrológica para la planificación de cuencas del INTA y uno de los organizadores del encuentro, expresó que “modelizarlos sirve para tomar decisiones agropecuarias”, y agregó que en el estudio de estos patrones es posible identificar las aguas subterráneas, su calidad y posibles usos.

Estas decisiones pueden tomarse, “con simples mediciones de temperatura, pH y conductividad”, detalló el investigador de Cuba, quien agregó: “Seguir el recorrido de la gota nos permitirá conocer la composición química. De este modo, le permitirá al usuario, agrónomo o ambientalista que utilice el agua, tomar medidas de inmediato”.

De acuerdo con Damiano, “comprobar que existe esa carga hidrogeoquímica determinada en cada lugar, serviría para identificar un área y para la planificación del sistema de producción”.

Las experiencias en el empleo de la modelación hidrogeoquímica en la identificación de sistemas de flujos en Cuba y la Argentina, son clave para crear patrones de normas y comparar el agua que se utiliza para el uso específico que se quiere aplicar. Y “nosotros como docentes e investigadores interactuamos con todos los que aplican los modelos”, aseguró Juan Fagundo Castillo.

Este proyecto tiene una red de observación en tiempo real, en la que se sigue la evolución de las condiciones hidrogeoquímicas en un balance hidrológico.

Castillo: “El agua tiene todos los elementos de la tabla periódica. El problema está en que cada uno de esos componentes se encuentran en concentraciones diferentes”.

La sal de la vida

“Un agua que es buena para tomar, a lo mejor es mala para la industria. Todo depende de las normas de calidad. Todos los usos que tiene el agua están normados, entonces las hay buenas para una cosa y malas para otras, y eso es lo que queremos conocer”, señaló Fagundo Castillo.

El especialista tomó como ejemplo a Cuba, donde se usan cuencas de agua para regar y advirtió que, si sobreexplotan un acuífero como es una isla, puede entrar agua de mar: “La salinidad puede alcanzar niveles muy altos y esto generar bajos rendimientos: existen experiencias con modelos de este tipo que han ocurrido por el mal empleo del recurso agua”.

Asimismo, remarcó que “el agua tiene todos los elementos de la tabla periódica. El problema está en que cada uno de esos componentes se encuentran en concentraciones diferentes. Por lo general, se establecen los que son fáciles de determinar, porque los otros requieren métodos muy sofisticados”.

Este fenómeno, afirmó el profesor de la Universidad,  se da debido a que el agua, a través de su recorrido, adquiere e incrementa su composición mediante un mecanismo selectivo: empieza a disolver determinados iones que son menos solubles y termina con los que lo son más. “Las gotas tienen memoria”, advirtió.