Vitivinicultura | 09 de marzo de 2020

La calidad del Malbec depende de la orientación de la plantación

Un estudio del INTA Mendoza demostró que la orientación de las hileras influye en el comportamiento fisiológico de las vides y la calidad enológica de sus uvas y vinos. Destacan los beneficios de las orientaciones este-oeste y noroeste-sudeste, poco implementadas en la región.

  • 1

Considerada la variedad emblemática de la Argentina, el Malbec registró un aumento del 50 % de hectáreas destinadas a su cultivo en el período 2009-2018. De las 43 mil hectáreas cultivadas en el país, más del 85 % se ubica en Mendoza. En este contexto, técnicos del INTA analizaron el impacto de la orientación de hileras sobre el desarrollo de las plantas, el microclima de la canopia, y la calidad química y organoléptica de uvas y vinos.

Para Martín Fanzone –investigador del INTA Mendoza–, “la orientación de las hileras y el sistema de conducción son factores determinantes en la interceptación de la radiación, el microclima de los racimos y la calidad de la producción”. En esta línea, aseguró que “hay poca información local sobre la influencia de la orientación de las hileras sobre el comportamiento fisiológico de las vides y la composición química de las uvas”.

De acuerdo con los ensayos, el investigador confirmó que “las orientaciones este-oeste y noroeste-sudeste, poco implementadas en la región, mostraron una mayor síntesis de compuestos fenólicos en las bayas, debido a un menor impacto de la radiación solar y, en especial, de la temperatura durante el período de maduración”.

“Esto evitó la degradación de los compuestos químicos de importancia sensorial responsables del color y de atributos en boca en el producto final”, detalló.

En este punto, aclaró que “los compuestos fenólicos son uno de los parámetros de calidad más importantes en los vinos tintos y pueden variar considerablemente según el cultivar, las prácticas agronómicas, el microclima de la canopia y la exposición del racimo”.

Lasorientaciones Este-Oeste y Noroeste-Sudeste, poco implementadas en la región, mostraron una mayor síntesis de compuestos fenólicos en las bayas.

A su vez, el especialista explicó que “la orientación este-oeste presentó la mayor acidez de las uvas en cosecha, comparada con las otras orientaciones, debido probablemente a una menor temperatura de los racimos y, por lo tanto, menor degradación durante la maduración”.

Por el contrario, hubo una tendencia de aumento del contenido de antocianinas y flavonoles (≈20 – 30 %) en uvas de la orientación este-oeste y NOSE en comparación con NESO. “Probablemente –especificó Fanzone– debido a una mayor fotosíntesis, ya que las hojas están expuestas a la radiación solar en condiciones ambientales menos agresivas para la planta”.

En cuanto a su composición química, Fanzone confirmó que “independientemente de la madurez de las bayas, los vinos de las distintas orientaciones de plantación mostraron niveles similares de acidez y pH. Sólo en los vinos de la primera cosecha (23°Brix) la orientación de hileras modificó el contenido de antocianinas que aumentaron en un 30 y 20 % en los vinos EO y NOSE.

Y concluyó: “Para las condiciones agroecológicas de la zona de estudio las orientaciones EO y NOSE favorecieron la obtención de uvas y vinos Malbec con mayor concentración de compuestos fenólicos, generando productos diferenciales”.

También puede interesarte

19 de febrero de 2020

Prospectiva en maquinarias agrícolas

26 de febrero de 2020

Más producciones resilientes