08 de octubre de 2013

Forjadores INTA: la huella trazada por los pioneros

Se presentó una colección que recorre la vida de quienes hicieron patria grande. Carlos Casamiquela, presidente del instituto, junto con otras autoridades encabezaron el acto en INTA Expone Patagonia.

  • 0

“No sé manejar”, dijo el técnico del INTA Castelar cuando estaba a punto de arrancar la estanciera que le habían facilitado para seguir a otro profesional rumbo a la Patagonia. Un detalle de los primeros años de una institución que construyó con sus forjadores esa grandeza que hoy reconoce el mundo. Forjadores. Así se llama una serie de tomos donde se traza la historia de vida de aquellos héroes silenciosos que supieron dejar huella que se hizo camino.

Acompañaron la presentación el presidente del INTA, Carlos Casamiquela; el vicepresidente Francisco Anglesio; y el director Nacional, Eliseo Monti.

“Es muy bueno presentar esta colección que ya va por su segundo tomo. Muchos jóvenes creen que el INTA siempre fue tal cual lo conocemos ahora y, sin embargo, el inicio fue muy distinto”, recordó Casamiquela.

Esos comienzos, el INTA nació en 1956, fueron la hoja en blanco de una biblioteca que ya lleva miles de tomos de enseñanzas y conocimientos. Esa alba institucional que según cuenta Mónica Meda, editora de Forjadores, dejó anécdotas como aquellas del recién nombrado jefe de una agencia en la Patagonia  que al ir a tomar el cargo se encontró con que su oficina era ¡una tranquera! Enclavada en medio de la llanura y la aridez.

O aquel que en Corrientes creyó que el pueblo se iba a paralizar para llegar a su encuentro y encontró un silencio de siesta al llegar a la oficina del INTA. Historias que tallaron al organismo que hoy conocemos.

Meda también destacó el rol de las esposas que “esperaban a sus maridos durante meses ya que como agrónomos o veterinarios debían andar grandes distancias por caminos de polvo y viento para encontrar un cultivo o dar con una plaga”.

Engrandecer al país

En este segundo tomo se lee, a modo de introducción: Forjar es inventar, crear, idear, imaginar, concebir. Virtudes y condiciones de los hombres y mujeres que erigieron el INTA.

Hombres y mujeres que engrandecieron al país y honran al INTA con su legado. Como Emiliano Quintriqueo que con la vista nublada no olvidó sus raíces en nuestra institución allá por 1968 cuando desde Bariloche dio sus primeros pasos: “Yo no conocía mucho ya que nací en Lanín y de ahí íbamos hasta la ciudad. Pero no mucho más. Resulta que yo tenía muchas inquietudes en temas agrotécnicos y al entrar a la institución me tocó hacer junto con un investigador internacional un viaje hasta Río Gallegos. Íbamos buscando muestras parasitarias en ovejas”.

Fue el mismo Emiliano quien contó aquella travesía que merece una crónica en sí misma: “Hicimos un recorrido increíble desde Río Grande, en Tierra del Fuego, hasta Cerrillos, Salta, llevando hacienda por una experiencia  que realizamos con la institución”.