18 de febrero de 2016

Tomate en Cuyo: claves para multiplicar los rindes

El riego por goteo sumado al uso de variedades vigorosas potencian el desarrollo del cultivo. Estrategias a tener en cuenta para lograr una buena cosecha, en el día de campo organizado por el INTA La Consulta.

  • 0

Ubicado entre los productos hortícolas más demandados por los consumidores, el tomate está siempre presente en la mesa de los argentinos ya sea como un producto fresco, enlatado, concentrado, en salsas o en condimentos. Según datos del INTA, la región de Cuyo produce el 70 % del tomate total nacional lo que genera ingresos por más de 480 millones de pesos.

Cosme Argerich, especialista en tomate para industria del INTA La Consulta –Mendoza–, señaló: “Ponemos el foco en la generación de conocimiento sobre este cultivo hortícola porque es uno de los que mayor importancia económica tiene en la región”.

Desarrollo permanente de variedades vigorosas y tolerantes a las principales enfermedades en temporadas húmedas combinadas con tecnología para una mayor eficiencia en el uso del agua para riego, injertos y la aplicación de bioestimulantes, son algunas de las estrategias que se van a mostrar en el día de campo tomate para industria, organizado por el INTA La Consulta junto con la Asociación Tomate 2000, el 18 de febrero.

En San Juan y Mendoza se concentra la mayor producción de tomate para industria del país. “Allí, con la implementación de la tecnología del riego por goteo se logran hasta 160 mil kilogramos por hectárea, mientras que con el sistema tradicional de riego por surco los rindes alcanzaban los 90 mil kilos, en el mejor de los casos”, expresó Argerich quien explicó las ventajas del sistema: “Al aplicar gota a gota sobre las raíces se aprovecha hasta un 95 % del agua de riego, lo que además permite ampliar la superficie regada y planificar la cosecha, debido a que se tiene piso para la maquinaria”.

Desarrollo de variedades vigorosas y tolerantes a las principales enfermedades en temporadas húmedas, algunos de los temas que se presentarán en el día de campo sobre tomate para industria que se realizará en el INTA La Consulta.

Asimismo, ensayos realizados en esa misma unidad del INTA demostraron que la combinación del acolchado plástico oxibiodegradable con el riego por goteo mejora considerablemente el rendimiento. “El mulching o acolchado plástico oxibiodegradable, usado en combinación con el riego por goteo, incrementa en un 25 % la cantidad de frutos para industria”, expresó el técnico del INTA.

La aplicación de esta estrategia que, además permite la mecanización, impacta directamente en el ahorro y conservación de agua en los cultivos. Por otro lado, optimiza la temperatura del suelo, permite un mayor control de malezas y protege la estructura del suelo al minimizar la erosión. “Todos estos factores favorecen al mejor funcionamiento de la planta, lo que representa mayores rendimientos”, aseguró Argerich.

En general, el tomate es un cultivo poco exigente en cuanto a la fertilidad de los suelos, por lo que “es posible su desarrollo en terrenos marginales, siempre que se les incorpore materia orgánica y se los riegue bien”, indicó el técnico del INTA y agregó: “las economías regionales, con capacidad instalada en fábricas, tienen una oportunidad gracias a la tecnología desarrollada por la institución que permite obtener buenos rendimientos por hectárea”.