02 de enero de 2012

Nuevos lazos de cooperación en Mozambique

Siembra directa, biotecnología, sanidad animal y vegetal será ejes de trabajo conjunto entre el INTA y esa nación africana, más la adecuación del Pro-Huerta.

El INTA realizó una misión exploratoria a la república de Mozambique para establecer líneas de cooperación técnica y evaluar la posibilidad de implementar una adecuación del programa Pro-Huerta en ese país.

Con una población de 21 millones de habitantes y 870.000 kilómetros cuadrados de superficie, el 98 por ciento de las explotaciones agropecuarias de Mozambique corresponden a 3.500.000 de familias de pequeños productores que viven de sus cultivos, con lotes de 0,5 a 5 hectáreas. A pesar de que el país posee 36 millones de hectáreas con potencial productivo, la tierra cultivada equivale a penas el 10 por ciento del suelo.

“Las áreas de cooperación con el país africano serían sanidad animal y vegetal, siembra directa, biotecnología, riego, transferencia de tecnología, desarrollo de cultivos y avances en el modelo de gestión Pro-Huerta, entre otras”, señaló Daniel Díaz, gerente de misiones de cooperación técnica internacional del INTA, quien integró la delegación argentina junto con José Rafart, coordinador de desarrollo rural del INTA Las Breñas –Chaco–.

Además, Diego Boriosi –coordinador del Fondo Argentino de Cooperación Sur-Sur y Triangular (FOAR) de la Cancillería–, participó de la misión junto con funcionarios de la Embajada Argentina en Sudáfrica y representantes de los ministerios de Agricultura, Ganadería y Pesca y Desarrollo Social de la Nación. Por su parte, desde la Unión Nacional de Campesinos de Mozambique expresaron su respaldo al proyecto, coincidente con su visión y enfoque del desarrollo agrícola.

Entre las especies que Mozambique cultiva a escala comercial se encuentran la banana, cítricos, otras frutas tropicales, arroz, soja, palma aceitera, girasol, algodón y caña de azúcar. La producción campesina incluye mandioca, batata, maíz, poroto y algunas hortalizas, junto a la cría de bovinos doble propósito, cabras, cerdos y aves. Los campesinos no tienen más que unos pocos animales por familia, realizan labranza con herramientas manuales o de tracción animal y poseen escasas vías de comunicación.

Durante una visita a pequeños productores, los técnicos apreciaron experiencias de  huertas cultivadas por iniciativa propia que pueden verse, incluso, en las banquinas.

Asimismo, destacaron la “buena predisposición y experiencia organizativa y agrícola” de los mozambiqueños, lo cual “permite confiar en que la experiencia piloto que se realizaría entre marzo y abril próximo será exitosa”, dijo Díaz. Las expectativas del país africano en la cooperación son muy elevadas, dado que “reconocen a la Argentina como una potencia mundial en alimentos”, detalló el gerente del INTA.

Con esta misión, el organismo continúa estableciendo nuevos lazos de cooperación con la región, que irán consolidándose en virtud de las demandas locales y el trabajo conjunto a desarrollar entre las instituciones de ambos países.

Daniel Diaz