28 de junio de 2013

La tierra, un recurso de toda la sociedad

El INTA presentó dos libros que tratan la evolución del uso y la propiedad de la tierra en la Argentina. Los agricultores familiares y la búsqueda por una distribución más equitativa.

  • 0

“La tierra es el mayor valor que tiene una sociedad  hoy en día”, afirmó Alejandro Rofman, integrante del Consejo del Centro de Investigación y Desarrollo para la Pequeña Agricultura Familiar (Cipaf) del INTA, en el marco de la presentación de dos obras científico-literarias que abordan la evolución en el uso de la tierra y la propiedad en la Argentina. La presentación se realizó en San Miguel de Tucumán y contó con la participación de José Catalano –director del Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar (CIPAF)–, Horacio Jañez –director del Centro Regional Tucumán-Santiago del Estero del INTA–.

Aunque particulares en su abordaje y cada una con su especificidad temática, ambas publicaciones convergen en la producción de información para intentar vislumbrar los códigos de una transformada ruralidad, como expresión de los cambios ocurridos en las últimas décadas.

En la presentación, Jañez destacó que “si estamos hoy acá presentando estos trabajos es por la decisión política de adoptar el enfoque territorial como el eje teórico, conceptual y concreto para trabajar las problemáticas rurales, como lo son la tenencia de la tierra y la inserción en los circuitos económicos de amplios sectores de la sociedad, como la pequeña producción”.

Por su parte, Catalano, resaltó que “los libros que hoy se presentan  tienen que ver con demandas bien concretas que por el 2004 las organizaciones les plantearon a distintos organismos del Estado –entre ellos al INTA–. La devolución de estos libros pone en evidencia la responsabilidad del Estado de escuchar a la sociedad civil e investigar con rigor los temas demandados: Cuestiones estructurales como el tema del acceso a la tierra y los recursos naturales”.

Cada libro, una mirada

Los libros presentados son: Las Economías Regionales. Luces y sombras de un ciclo de grandes transformaciones 1995-2007, de Alejandro Rofman y colaboradores –editado por el Centro Cultural de la Cooperación y la Universidad Nacional de Quilmes–, y Tierra sin Mal. Aspectos jurídicos e institucionales del acceso a la tierra en Salta, de Walter Mioni, Gastón Godoy Garraza y Laura Alcoba –editado por el IPAF Región NOA del INTA–.

Rofman comenzó la presentación de su libro haciendo hincapié en la necesidad de profundizar las políticas públicas para la pequeña producción, argumentando que: “Los pequeños productores familiares son el sector mayoritario del agro argentino y por eso es importante discutir su futuro”. Y aclaró: “Cuando se habla de ‘el campo’, se habla de un sector minoritario; por el contrario, los últimos datos indican que de los 300 mil productores existentes, la pequeña producción familiar representa las dos terceras partes”.

Los autores de ambas obras coincidieron que en adelante, y ante este escenario, es preciso individualizar estrategias de políticas sociales y económicas dirigidas a la pequeña producción, y puntualmente a aquellos sectores menos capitalizados.

“El mercado capitalista premia al que tiene poder económico, y sanciona al más débil. Los pone enfrentados en una competencia desigual”, aseguró Rofman y explicó que se trata de “desigualdades históricas de origen estructural, y que nos hablan justamente del acceso a la tierra. Hay números pequeños productores que no tienen títulos de propiedad, que están amenazados en su estabilidad física de continuar en su predio, y esto es algo grave y a revertir”.

En este sentido, Godoy recalcó que no se puede dejar esta pugna liberada a las fuerzas del mercado. De ser así, “se pone en riesgo la subsistencia de las agriculturas familiares, y junto con ellas la posibilidad de garantizar alimentos para la población, trabajo genuino en los territorios, dinamismo en las economías regionales y diversidad cultural y alimentaria”.

Por su parte, Walter Mioni destacó que el aporte original del libro “Tierra sin mal”  tiene que ver justamente con brindar datos concretos de las problemáticas jurídicas en el acceso a la tierra. Sin embargo, puntualizó que “no alcanza sólo con el reconocimiento legal de la posesión de la tierra en manos de la AF”, fundamentando que las políticas deben darle poder a los que menos tienen. “Es la única vía de participación equitativa del excedente”, afirmó el investigador del IPAF Región NOA, quien agregó que la regularización de la posesión de la tierra “es tan importante como el acceso a los bienes y servicios públicos, a la información, a los recursos, a las tecnologías, a los mercados externos, a la infraestructura”.

Todos concluyeron que si se remueven las causas que traban el progreso de los sectores menos capitalizados, como ser el acceso a la tierra, el país transitará un camino de verdadero desarrollo equitativo.  La tierra es el mayor valor que tiene una sociedad  hoy en día, y la única garantía de su cuidado y conservación es que quienes la trabajan, con el apoyo del Estado, piensen en las generaciones futuras.  Es un desafío abierto, que comienza ahora.

La presentación se realizó en la ciudad de San Miguel de Tucumán, organizada por el Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar, Región NOA del INTA (IPAF Región NOA) y el Centro de Estudios Urbanos y Regionales del CONICET (CEUR) y contó con la presencia de estudiantes, investigadores, abogados y técnicos de instituciones dedicadas a la investigación y el desarrollo rural.