28 de agosto de 2012

Ganadería: tecnologías y buenas prácticas al alcance de los productores

Comenzaron las jornadas de actualización ganadera en Firmat, Santa Fe. La apertura contó con la participación de autoridades regionales del INTA, la provincia y la universidad. Recomendaciones técnicas y experiencias de productores del Mercosur.

  • 0

La localidad santafesina de Firmat será la sede, entre hoy y mañana, de las III Jornadas Internacionales de Actualización Ganadera para la Pampa Húmeda (JIAGPH 2012), organizadas por el INTA junto con el Ministerio de la Producción de Santa Fe y la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional de Rosario, instituciones que integran el grupo Desarrollo Ganadero Sustentable (DGS).

“Estas jornadas son un espacio de oportunidad para repensar la ganadería, una actividad necesaria y posible que fomenta el desarrollo económico y social del pueblo y ciudades del interior, y la protección del medio ambiente”, dijo Carolina Mestre, secretaria de gobierno en representación del intendente Lionel Maximino. Junto con la funcionaria, participaron de la apertura el ministro de la Producción de Santa Fe –Carlos Fascendini–, el decano de la facultad –Gustavo San Miguel–, el representante del programa Carnes Santafesinas –Daniel Jozami– y el director del centro regional Santa Fe del INTA –José Luis Spontón–.

“La producción ganadera es estratégica en la provincia”, dijo Fascendini.  “Estamos convencidos de que es una producción rentable y tenemos que volver a ella. Queremos desarrollar la cadena de valor de la carne, donde no solamente nos interesa la producción ganadera en si misma sino todos sus eslabones por el componente de valor agregado que representa, porque esto significa mano de obra e industrialización y así llegar a distintos mercados con productos de calidad que verdaderamente expresen esa integración”, afirmó.

Fascendini subrayó la importancia de las jornadas como herramienta para la transferencia de saberes: “Muchas veces los conocimientos no llegan a nuestros productores, sobre todo a los pequeños y medianos. Y teniendo en cuenta que el 80 por ciento de la producción ganadera está en manos de productores que tienen menos de 300 cabezas, claramente tenemos que trabajar para tengan acceso a la tecnología, a la técnica, a las buenas prácticas”. En esta línea, el ministro aseguró que “es irremplazable la acción del estado en forma coordinada para tener éxito en estas acciones. El INTA tiene el conocimiento técnico, la universidad tiene el desarrollo y la posibilidad de seguir formando profesionales”.

De acuerdo con el director regional del INTA, “la producción ganadera en esta Pampa húmeda argentina nos permitió darnos a conocer y tener la mejor ganadería del mundo. A pesar de todo el desplazamiento que ha sufrido en los últimos años, la Pampa húmeda sigue siendo la principal zona productora ganadera”. De ese modo, continuó Spontón, “tenemos que trabajar para apuntalarla y para seguir incorporando tecnología y generando nuevas propuestas que permitan, como provincia y como país, estar mucho más cerca de los productores como también de los consumidores nacionales y del mercado grande”.

Las jornadas, con recomendaciones para “no fallar”

El encuentro reúne a especialistas argentinos y del exterior para analizar los sistemas productivos y el futuro de la carne en el país y la región. Así, en la actual edición se presentan “tecnologías más relacionadas con los procesos que con los insumos”, tal como explicó el coordinador de las jornadas y especialista del INTA Venado Tuerto –Santa Fe–, Martín Correa Luna: “Cómo elegir un toro antes de comprarlo, la importancia del vínculo con el personal de ganadería, temas como ecofisiología de pasturas y muchos más aspectos prácticos que deben tenerse en cuenta para no fallar. Porque acá no se puede fallar”.

Entre otros temas, se presentarán investigaciones del INTA que, al integrar la producción agrícola y la ganadería pastoril, lograron aumentar la carga animal por hectárea, obtener carne de buena calidad, mejorar las propiedades físicas-químicas del suelo y multiplicar los rindes de soja y maíz. Además, Guillermo Berra –especialista del Instituto de Patobiología del INTA y responsable del manejo neonatológico de terneros clonados para el proyecto Tambo Farmacológico del laboratorio Biosiuds– expondrá recomendaciones para la atención del ternero recién nacido.

“Es fundamental dedicar especial atención a todo lo que nos permita reducir los riesgos de pérdida de terneros recién nacidos para aumentar la producción de los rodeos de cría. Si a esto, le sumamos los potenciales usos del suelo y las nuevas tecnologías, podríamos aumentar la rentabilidad de la actividad en lo que significaría un avance muy importante en materia de  producción”, expresó Correa Luna.

Por otra parte, uno de los momentos más esperados de las jornadas corresponde a una Mesa de Productores Ganaderos del Mercosur, de la cual participarán representantes de la Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Uruguay y Paraguay.

De acuerdo con Mario Monti, jefe de la delegación Rufino del Ministerio de la Producción de Santa Fe, el interés principal de esta mesa radica en “mostrar que las dificultades existentes en nuestro país tienen puntos en común con nuestros vecinos”. Según el técnico, ante la creencia general de que “afuera se está mejor que aquí”, conocer experiencias regionales permite observar que también los vecinos “intentan recorrer caminos que están en la decisión misma de los productores, mediante asociaciones, agregado de valor, grupos de asesoramiento, diferenciación y comercialización. Pueden ser ejemplos para replicar en diferentes áreas de nuestro país”. En ese sentido, “las experiencias contadas por sus protagonistas, de productor a productor, son muy efectivas para motivar la generación de cambios”, afirmó Monti.

La experiencia paraguaya

En el espacio que reunirá a los productores del Mercosur pueden conocerse casos como el de Hugo Frutos: ganadero del Chaco Central paraguayo –a 570 kilómetros de Asunción–, gerente técnico del establecimiento Estancia Cocodrilo, que sostiene un promedio de 1.300 cabezas y participante del panel en representación del Consorcio de Ganaderos para Experimentación Agropecuaria (CEA).

“Destinamos 700 hectáreas a un plantel Braford con 650 cabezas de alta calidad genética, de las cuales 320 son vientres en producción”, dijo Frutos y añadió: “Estamos implementando el sistema de trazabilidad, fórmula para lograr valor agregado, además de la muy cercana posibilidad de implementar cultivos agrícolas, con variedades adaptadas a ambientes semiáridos”.

La empresa registra ventas anuales de alrededor de 750/800 cabezas, además de 80 toros de dos años y entre 50 y 80 vaquillas de 18 a 20 meses de edad, señaló el gerente. El resto del stock se destina a invernada de machos y hembras, parte propia y parte en régimen de capitalización. “A los precios actuales, la facturación anual bruta alcanza $700.000 con un margen bruto de $400.000”, expresó.

Estancia Cocodrilo cuenta con más de 4.000 hectáreas organizadas de este modo: 2.600 son praderas de gatton panic/Tanzania, habilitadas mecánicamente sobre suelos de monte; 1.600 corresponden a monte xerófito –es decir, en ambiente seco– como área de reserva; 250 están destinadas a la confección de fardos de heno como reserva invernal. “El agua proviene de un pozo profundo, de 240 metros de profundidad, y es almacenada en tanques de distribución de 350 metros cúbicos de capacidad y distribuida por gravedad a los bebederos”, detalló Frutos.

Poblado originalmente por indígenas y colonos mennonitas, el Chaco Central es actualmente un emporio ganadero: con inversiones locales y extranjeras, las ciudades centrales de la zona poseen toda la infraestructura básica e inclusive un frigorífico en la colonia Loma Plata.

La región se caracteriza por un promedio de 800 milímetros de precipitaciones anuales, muy concentradas entre octubre y abril y una amplitud térmica que puede oscilar entre -2 °C y 42 °C. “Los suelos pertenecen al grupo de los luvisoles, de color pardo-grisáceo, textura franco arenosa, buen drenaje y contenidos aceptables de materia orgánica y muy altos en fósforo”, destacó el especialista paraguayo.

Hermann Rusch Barentin, disertante Mesa de productores del Mercosur