Plantas nativas, aromáticas y medicinales | 28 de febrero de 2020

Flora argentina: Japón reconoce su potencial e invierte en su desarrollo

De la mano del INTA, la empresa Hirata Corporation busca identificar recursos vegetales novedosos para desarrollar productos cosméticos, farmacéuticos y alimentos funcionales. Mediante un convenio, acordaron que tanto la investigación como los procesos industriales y productivos se realizarán en nuestro país.

  • 1

Destacada a escala global por su diversidad agroclimática, la Argentina presenta un gran potencial para el cultivo de plantas aromáticas y medicinales, nativas e introducidas. La flora argentina cuenta con más de 10 mil especies identificadas, muchas de ellas presentan registros de uso medicinal, mientras que la mayoría son poco conocidas.

En este contexto, la empresa japonesa Hirata Corporation, quien reconoce el potencial de las plantas nativas de la Argentina, firmó un convenio con el INTA a fin de indagar en recursos vegetales novedosos que les permitan desarrollar, de modo sustentable, productos cosméticos, farmacéuticos y alimentos funcionales.

Para Daniel Morisigue –director del Instituto de Investigación de Floricultura del INTA Castelar– esta alianza representa un “gran desafío y un proyecto novedoso” que permitirá avanzar en el estudio de las plantas nativas, aromáticas y medicinales del país, más allá de los aspectos botánicos.

De acuerdo con el especialista, “lo más novedoso del convenio es que no se trasferirá ningún recurso genético al país asiático, sino que será el INTA el encargado de estudiar los recursos vegetales, reproducir las especies y desarrollar el proceso industrial de modo sustentable, productos cosméticos, farmacéuticos y alimentos funcionales”.

En este punto, aclaró que “la coordinación general del convenio se hará desde el Instituto de Floricultura, a solicitud de la empresa, por toda la experiencia que tiene el Instituto en el acceso, uso y desarrollo de recursos genéticos siguiendo los objetivos del Convenio de Biodiversidad y, especialmente, el Protocolo de Nagoya”.

“Tenemos todas las aptitudes y capacidades técnicas y humanas para cumplir con esta meta, establecida a mediano plazo”, reconoció el investigador quien no dudó en subrayar “el gran potencial que tiene la Argentina en materia de producción de derivados de plantas nativas”.

A su vez, indicó que están en plenas tareas de establecer el listado de especies a indagar, como así también en la redacción de las propuestas específicas y la organización de los grupos técnicos. “Será un trabajo interdisciplinario y federal que incluirá diversas oficinas del INTA a lo largo y ancho del país”, adelantó.

Morisigue: “La Argentina tiene un gran potencial en materia de producción de derivados de plantas nativas”.

Un acuerdo sustentable

El convenio firmado entre el INTA y la empresa japonesa Hirata Corporation ¨Proyecto de exploración conjunta y programa de evaluación por nuevos recursos vegetales” impulsa el desarrollo sustentable de nuevos recursos vegetales para su uso como alimento funcional, cosmético, de aseo personal y farmacéutico.

En una primera etapa, se establece la colecta y evaluación bioquímica de plantas nativas con potencial usos mencionados para, luego, domesticar y producir las especies seleccionadas. Finalmente, en una etapa industrial se procederá a obtener el producto final en forma de polvo, extracto, aceite, crema, entre otras presentaciones.

Este acuerdo se basa en el respeto de la legislación nacional y provincial en a los recursos fitogenéticos, así como el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB, 1993) y el Protocolo de Nagoya (2010), que son acuerdos internacionales para uso sostenible, conservación y compartir el beneficio en forma justa y equitativamente por usar los recursos genéticos.

 

También puede interesarte

19 de febrero de 2020

Prospectiva en maquinarias agrícolas

26 de febrero de 2020

Más producciones resilientes