02 de agosto de 2013

“Es necesario ponerle el hombro a la producción”

Cristina Fernández encabezó un acto en el ingenio La Esperanza, Jujuy. Participó el Ministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yauhar; los gobernadores de Jujuy y de Salta; Carlos Casamiquela y Francisco Anglesio. El INTA capacita allí a 340 personas.

  • 0

La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández, en un acto realizado en el ingenio La Esperanza en San Pedro, Jujuy, destacó la importancia de combinar “actividades apícolas, forestales y de bioetanol”. Este acto fue acompañado por el Ministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yauhar; el gobernador Eduardo Fellner; el presidente del INTA, Carlos Casamiquela; el vicepresidente, Francisco Anglesio; el director del centro regional Salta–Jujuy, Mario Desimone.

En la actualidad, el ingenio se encuentra en plena tarea de zafra bajo una gestión que incluye representantes de empresas nacionales que se involucraron en el proyecto a través del gobierno nacional –Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap), Unidad para el Cambio Rural (Ucar)– y la gobernación jujeña.

Casamiquela expresó que “se están organizando empresas que se hagan cargo de poner en marcha diferentes emprendimientos: productivos forestal, hortícola y avícola. La propuesta es que la gente llegue a insertarse con un grado de capacitación. Estamos comprometidos en este programa de formación y en todos los aportes que definan estos proyectos productivos en todo su sentido”.

Cristina Fernández afirmó que “es necesario ponerle el hombro a la producción. Los argentinos tenemos ideales y responsabilidades por esto conmueven los cascos y el sonido del ingenio que le dará trabajo a más de 1000 obreros”. Aquí se produce la tradicional azúcar blanca refinada LEACH.

“En este ingenio se combina: ingenio e inteligencia de los gobiernos, instituciones, trabajadores, sindicatos y empresarios a quienes también le pedimos compromiso y articulación”, dijo la presidenta de la Nación quien agregó que esta empresa saldrá adelante no sólo con azúcar sino con valor agregado.

A todo esto Eduardo Fellner agradeció la presencia de la primera mandataria en Jujuy a quien le dijo que “vino a respaldar un proceso de recuperación y reconversión de este ingenio”.

“Su convicción y decisión nos ayudará a recuperar este complejo industrial de la mano del gobierno nacional, provincial, organismos y de empresarios comprometidos”, sumó el gobernador de Jujuy.

Por esto, el INTA trabaja en capacitaciones forestales, proyectos de los que participan la fundación ArgenINTA e Intea, y la Federación de Cooperativas Federadas (Fecofe) va a trabajar en la organización junto con los gobiernos nacionales y provinciales para redefinir estos objetivos.

A su turno, Francisco Anglesio coincidió en la importancia de sumar esfuerzos en conjunto y de brindar posibilidades de mejor trabajo. “Sin dudas esta experiencia del INTA le dará mucha contención a muchas familias que necesitan mejorar su calidad de vida”.

Con ingenio

“En los próximos 60 días gran parte de quienes son formados comenzarán a trabajar en la apuesta en marcha del proyecto forestal. Unas 40 mil hectáreas dentro del ingenio permitirían llevar a cabo estos emprendimientos con un fuerte apoyo de los gobiernos nacionales y provinciales”, agregó el presidente del INTA.

Aldo Arroyo, coordinador del área de desarrollo del INTA Yuto, puntualizó que nuestro organismo capacita y asiste a 340 personas en la actividad forestal que incluye viveros, aserradero, aprovechamiento forestal de bosques. “Terminada esta etapa la propuesta es que se puedan insertar en emprendimientos forestales para esto trabajan en estas formaciones más de 20 técnicos de Jujuy y Salta”.

“También habrá una capacitación de componente hortícola para estas 340 personas –agregó Arroyo-. Aquí se centrarán las actividades en cadenas productivas, agronómicamente sencillas y pensando en un mercado que permita absorber la producción en fresco y la agroindustria.”

Para lograr estos objetivos es que se buscará articular con empresas locales de tomates, frutillas y batatas para la industria.

Dulce porvenir

El ingenio ocupa a más de 1.200 personas -llegaron a ser más de 2.000- quienes trabajarán directamente ligadas al ingenio. Es por esto que el Grupo Insud, de Hugo Sigman, el Grupo Benicio y la firma MSU, vinculada al sector agropecuario, formaron un fideicomiso que hizo uso de una opción de compra de la empresa.

“Estamos ya analizando las inversiones necesarias para modernizar la planta, hacer más eficiente la producción y realizar productos con mayor valor agregado”, aseguraron los integrantes del grupo inversor.

El horizonte de la industria azucarera, señalan especialistas del INTA, cuentan con un potencial auspicioso: el sector crecerá un 33 por ciento para 2020.

Esta actividad es la segunda actividad de mayor importancia económica y social del noroeste argentino con 365.000 hectáreas cultivadas y una molienda de 20 millones de toneladas de caña. El sector genera 45.000 puestos de trabajo directos e ingresos por 8.000 millones de pesos anuales.

En las últimas tres campañas, el sector alcanzó una producción de 2,1 millones de toneladas de azúcar y cerca de 380 millones de litros de alcohol destinado a biocombustibles, sobre una molienda de 20 millones de toneladas de caña.

Una larga esperanza

Este ingenio data de 1883, cuando se inició la construcción de las instalaciones. Un año después se realizó la primera zafra que, según las crónicas locales, generó 230 toneladas de azúcar blanca.

Luego la sociedad Leach Hermanos (de origen inglés) le daría a la empresa el desarrollo comercial en Jujuy y Salta, adquiriendo la empresa en junio de 1899 por una cifra millonaria.

Pese a su crecimiento la empresa se presentó en quiebra. Actualmente, un grupo de capitales nacionales anunciaron una inversión de para que la empresa siga en funciones.

Por todo esto del acto participaron, diputados, senadores, concejales, intendentes entre otros funcionarios nacionales, provinciales y locales.

Cuenta la historia que el nombre del ingenio surgió cuando se trazaban los planos para la moderna obra y uno de los hermanos Leach, don Guillermo comentó que “esta será la esperanza de los Leach”. Hoy la esperanza se renueva.