10 de agosto de 2011

En Salta, la investigación gana terreno

Carlos Casamiquela, presidente del INTA, cedió tierras del organismo a la Universidad Nacional de Salta para docencia y prácticas de sus alumnos.

Mediante un contrato de comodato,  Carlos Casamiquela –en su rol de presidente del Consejo Directivo del INTA– donó 10 hectáreas de la estación experimental de Cerrillos a la Universidad Nacional de Salta (UNSa). La unidad integrada entre ambos organismos está destinada a investigaciones, docencia y práctica de los alumnos universitarios.

Casamiquela destacó el vínculo que tiene el organismo que preside con las universidades a partir de lo cual se brindan mayores oportunidades a los estudiantes. “Estas actividades conjuntas son muy importantes para el crecimiento de nuestro país. El INTA apuesta al crecimiento y al aumento de la calidad de sistema universitario argentino. Nuestro vínculo con las universidades es realmente fuerte y estoy seguro de que el camino a seguir esta marcado por el fortalecimiento y enriquecimiento mutuo”.

Por su parte, Marcelo Rodriguez Faraldo –director del INTA Salta– se mostró “orgulloso” por formar parte de “este primer gran paso que permitirá seguir el modelo de otras estaciones experimentales que demostraron que este tipo de convenios y trabajos en conjunto potencian nuestra tarea”.

Los representantes de INTA y UNSa plantaron un algarrobo para simbolizar el inicio de actividades.

A su turno, el rector de la Universidad Nacional de Salta –Víctor Claros– recalcó “el rol que ambas instituciones tienen en la comunidad por reconocer las necesidades de los sectores más vulnerables” y llamó a “fomentar las actividades conjuntas”.

A partir de esta cesión de tierras, la Universidad tendrá un campo experimental destinado a los estudiantes de geología, ciencias nacturales y agronomía. “Un logro realmente notorio para este centro educativo”, indicó Casamiquela quien, además, explicó que el objetivo es “avanzar hacia la creación de una unidad integrada INTA – UNSa que permita sumar capacidades de ambas instituciones para la solución de problemas comunes”.

“No sólo hay una visión académica sino que también estamos pensando en integrar los cuerpos de investigación y empezar a trabajar en proyectos comunes. Esto se realizó con el objetivo de construir una sociedad sólida que permita abordar las diversas problemáticas locales”, agregó el presidente quien además aseguró que “estas sociedades bien armadas, con visiones compartidas y con una estrategia común ofrecen una capacidad para fortalecer a la región”. 

El acto se realizó en el marco de un convenio conjunto de trabajo entre ambas instituciones, hasta que se formalice el trámite de donación, con el objetivo de profundizar en la cooperación entre ambos organismos. Como cierre del encuentro los representantes de ambos organismos realizaron un acto simbólico de inicio de actividades mediante la plantación de un árbol de algarrobo en ese terreno.