16 de agosto de 2012

El INTA lleva tecnología para los productores de Catamarca

Junto al ministro de Producción, Ángel Mercado, las autoridades del INTA inauguraron un centro demostrativo en la ciudad Belén, con 47 herramientas concretas para mejorar la calidad de vida de los productores y familias rurales de la región NOA.

  • 1

Ubicada a unos 300 kilómetros de la capital provincial de Catamarca, en la ciudad de Belén se inauguró hoy el Centro de Capacitación y Demostración de Tecnologías Apropiadas para la Agricultura Familiar (CDT), impulsado por el INTA junto con otros organismos, para promover herramientas en materia de energías alternativas y manejo de agua. El centro se realizó gracias a la financiación de la Unidad de Cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agricultura de la Nación y la coordinación del Ministerio de Producción y Desarrollo provincial de Catamarca.

El ministro de la Producción y Desarrollo de la provincia, Ángel Mercado, acompañó al vicepresidente del INTA y al director nacional del organismo –Francisco Anglesio y Eliseo Monti, respectivamente–, entre otras autoridades locales, durante la apertura del centro, emplazado en el Vivero Municipal.

“Si esto no lo hace el Estado, el INTA, la provincia, los municipios, no lo va a hacer nadie. Cuidemos esto, porque es la inversión social”, dijo el ministro, quien subrayó que este emprendimiento servirá para “cambiarle la vida a personas que están olvidadas, históricamente, como sujetos del concepto de innovación tecnológica”.

De acuerdo con el vicepresidente del INTA, se trata del “primer hito en el NOA que debemos replicar en otros lugares. Queremos decir, como dice nuestra presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que vamos por más. Podemos aumentar la producción, lo hemos hecho y lo continuamos día a día. Pero nuestro verdadero desafío es mejorar la calidad de vida de la gente”.

 

Mercado subrayó que este emprendimiento servirá para “cambiarle la vida a personas que están olvidadas como sujetos del concepto de innovación tecnológica".

En esta línea, Anglesio consideró: “Tenemos tecnología y hay que ponerla a disposición de la gente”. Para el funcionario, “es una tremenda alegría mostrar todas las tecnologías que venimos desarrollando y el impacto que generan en economías como la de Catamarca. Estas herramientas que brindamos hoy están pensadas para bajar los costos y utilizar la energía que se dispone –solar, eólica o incluso del manejo del agua, que es muy escasa– y permiten que el poblador mejore su calidad de vida”.

Para Monti, “mostrar toda la tecnología aplicada y funcionando tiene impacto a escala regional, no sólo local. Los productores pueden venir y mirar la tecnología funcionando y apropiada para su estrato. Y tanto los productores que la adopten como los técnicos, pueden ir contando la importancia de estas tecnologías, desde el agua hasta las energías alternativas, pasando por las construcciones adaptadas a cada región”.

“En el NOA, el 98% de la gente te dice que el problema es el agua. Entonces acá estamos trabajando el agua, el acceso, la distribución, los sistemas de tecnologías  accesibles a la agricultura familiar”, indicó José Catalano, director del Centro de Investigación y Desarrollo para la Pequeña Agricultura Familiar (CIPAF), quien precisó que por eso el INTA trabaja en materia de calidad, acceso, distribución de agua y distintos sistemas accesibles a ese estrato de producción. De las 47 tecnologías que incluye el centro, 27 están directamente relacionadas con sistemas de manejo de agua.

“Cuando la gente viene acá, ve las posibilidades concretas de apropiarse de esas tecnologías, porque no son innovaciones para que vayan a un paper”, continuó Catalano, para quien esta apertura representa una acción de “socialización y democratización del conocimiento”.”Lo bueno es que la gente viene acá y ve las posibilidades concretas de apropiarse de esas tecnologías. Esto no lo saca nadie, esto es de la gente: este es nuestro rol, el rol del Estado”, afirmó.

Luis Tomalino, director del centro regional del INTA en Catamarca y La Rioja, explicó que este centro es una continuación del que ya funciona en Posta de Hornillos –Jujuy– y permitirá “ver tecnologías disponibles para los pequeños productores, sistemas de riego para frutas y hortalizas, el aprovechamiento de la energía solar, un invernadero de muy bajo costo, sistemas de secados para nueces, entre otras cosas, todo es de muy fácil aplicación”.

Por su parte, el director del grupo de energías renovables de la Universidad Nacional de Catamarca, Adolfo Iriarte, se refirió otro desafío que involucra al centro: “El segundo objetivo es capacitar productores, que serán seleccionados, que planteen sus inquietudes y necesidades y le enseñemos cómo funcionan estos sistemas. El tercer paso ayudarlos que los hagan en sus campos y luego se hará un seguimiento”.

Damián Alcoba, director del Instituto de Investigación y Desarrollo para la Pequeña Agricultura Familiar (IPAF) en el noroeste argentino, aseguró que se abordaron tecnologías que tiene que ver con el acceso al agua de la zona rural y periurbana. Además, “estamos trabajando para incorporar tecnologías que tienen que ver con criterios de construcción bioclimáticas, orientados sobre todo a mejorar la calidad de vida de la familia rural”.

“Sin dudas, la inauguración de este centro en Belén representa una meta del proceso cumplida”, dijo Alcoba, y aseguró: “Nuestro objetivo es constituir un polo de desarrollo tecnológico para la agricultura familiar, y esto será posible a través de la articulación del INTA con la UCAR, la Municipalidad, el Prodernoa y el ProHuerta, entre otros programas nacionales”.

Además del INTA, el CDT de Belén cuenta con la participación de instituciones como la Universidad Nacional y la Secretaría de Ciencia y Técnica de la provincia, la municipalidad, la Escuela Técnica y el Instituto de Educación Superior de Belén, así como la intendencia de esa ciudad, con el apoyo financiero de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) del Ministerio de Agricultura de la Nación.

Anglesio: "Estas herramientas están pensadas para bajar los costos y utilizar la energía que se dispone y permiten que el poblador mejore su calidad de vida”.

47 tecnologías

Durante los últimos tres meses, Lucas Bilbao, referente técnico del Instituto de Investigación para la Pequeña Agricultura Familiar del INTA en el noroeste argentino (IPAF NOA), dejó su casa en Jujuy para mudarse a este centro demostrativo en Belén, con el objetivo de ajustar todos los detalles para su inauguración.

“En este centro se integraron tecnologías que tienen que ver con el acceso al agua y con aquellas que permiten un mejor aprovechamiento de las energías alternativas”, dijo Bilbao, quien describió los distintos módulos tecnológicos disponibles en el CDT.

En cuanto al acceso concreto de los productores para implementar estas tecnologías, Bilbao explicó que la Subsecretaría de Agricultura Familiar “dispone de fuentes de financiamiento y, en conjunto con los técnicos del INTA, se irá pensando en resolver la problemática del productor”. De este modo, ejemplificó, “si alguien necesita un secadero, habrá que adaptarlo a las necesidades productivas específicas, porque no es lo mismo un productor que quiera secar las verduras de una huerta que un productor pimentonero que tenga 10 o 15 hectáreas”.

El centro posee distintos módulos que organizan las herramientas presentadas. Así, el de Cocina incluye distintos equipos para cocción de alimentos a partir de energía solar, así como equipos ahorradores de leña, de producción de agua caliente un destilador de agua, entre otros. Los propios servicios del centro, de hecho, cuentan con agua caliente provista por equipos de aprovechamiento solar, así como un baño seco y sistemas de tratamiento de aguas negras y grises.

A su vez, el módulo Secadero reúne diseños alternativos para deshidratar los productos agrícolas típicos de la producción local. Y, por su parte, el módulo de Producción familiar exhibe un invernadero para hortalizas y cumple con las necesidades de la producción bajo cubierta durante el invierno que, además, funciona como secadero durante el período estival.

En el caso del módulo Agua, se presentan distintos equipos para bombeo, como bombas de ariete, de soga, ruedas hidráulicas y molinos, así como tecnologías para su almacenamiento para riego y consumo humano y animal.

Francisco Anglesio, vicepresidente del INTA 

Eliseo Monti, director nacional del INTA

José Catalano, director del Centro de Investigación y Desarrollo para la Pequeña Agricultura Familiar (CIPAF)