26 de septiembre de 2011

El dulce desafío de asociarse para crecer

En Santa Fe y en Tucumán, bajo el asesoramiento del INTA, pequeños y medianos productores formaron cooperativas y cluster que exportan por más de $25M de pesos.

La ecuación es simple: unirse para trabajar, capacitarse, tener al INTA como aliado y obtener buenos ingresos a partir del esfuerzo. A ese resultado llegaron miles de productores que se asociaron para crecer: “Conformamos la cooperativa apícola Cosar, en Ceres –Santa Fe–, de la que participan más de  120 apicultores con 40.000 colmenas que produce y  exporta a Europa anualmente más de 1.300 toneladas de miel al año por más de $10 millones”, explicó Javier Caporgno del INTA Ceres.

Caporgno destacó que pequeños apicultores de la zona central de Santa Fe y el Este cordobés se asociaron en 1999 para competir en los mercados más exigentes y organizar un sistema de control de todo el proceso de producción y comercialización de miel bajo protocolos de calidad. “Iniciamos un trabajo inédito en la apicultura argentina”, expresó, para lo que debieron articular con otras instituciones, organismos, profesionales y productores”.

La cooperativa está conformada por 10 grupos -120 productores- y posee más de 40.000 colmenas. Estos reciben capacitación intensiva aumentaron la competitividad de los pequeños apicultores mediante su organización, generaron una sólida red de actores de la cadena apícola, mejoraron los aspectos técnicos de la producción de miel, diseñaron un sistema de gestión de calidad en toda la cadena, conformaron una organización responsable de comercializar la producción en forma conjunta y accedieron a mercados internacionales.

“Nuestro próximo paso es abocar nuestra tarea para lograr que los poblados cercanos a las grandes ciudades en Santa Fe no sigan expulsando a sus productores por falta de recursos y de posibilidades de trabajo. Ese es el desafío. Y, como otros que fuimos logrando, creemos que con esfuerzo podemos ir en ese rumbo”, expresó el técnico del INTA Ceres.

Con un norte grande

En esta línea la cooperativa Norte Grande –que nació en el marco de un convenio entre el INTA Famaillá (Tucumán), Grupos de Cambio Rural y el Instituto provincial de acción cooperativa y mutual (IPACyM)– articula con gobiernos municipales, provinciales y nacional.

Desde 2008 duplicó la cantidad de apicultores involucrados pasando de 220 a casi 500 e incrementado en un 128% el nivel de facturación alcanzando en 2011 los $15M.  Sus socios integrantes se encuentran dispersos por el NOA: Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy, incluyendo entre los mismos tres comunidades aborígenes wichi.

Esta iniciativa fue una de las seleccionadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por la tarea realizada con los territorios a partir de decenas de talleres y elaboración del plan estratégico del cluster.

La excelencia

La apicultura en esta región del país es principal protagonista ya que cuenta con diversas ventajas comparativas y competitivas debido a la oferta floral, clima y extensiones incontaminadas en las que prospera flora autóctona.

Estos factores, junto a un sistema de trazabilidad considerado modelo en su tipo y reconocido por los compradores internacionales, son los que generan la excelencia en calidad de la miel y de los productos de la colmena.

En 2011, el país proyecta una producción de algo más de 70.000 toneladas de miel, lo que lo posiciona detrás de China, en segundo lugar del ranking mundial de producción. Sin embargo, la Argentina es el primer exportador, debido a que el 95% del total –que equivale a más de 180 millones de dólares– se vende en concepto de miel a granel (80%), a granel homogenizada (15%) y fraccionada (0,4%).  Es en este contexto que la Argentina será sede del 42º Congreso Internacional de Apicultura Apimondia 2011 en Buenos Aires del 21 al 25 de septiembre.