Alerta en el centro de Santa Fe | 19 de marzo de 2020

Detectan presencia de mosca del tallo de la soja

Un equipo de investigadores del INTA Rafaela –Santa Fe– confirmó la presencia del insectos en el centro de la provincia. Se trata del primer registro de esta especie en un cultivo de soja en la Argentina. Recomiendan realizar monitoreos permanentes para determinar su presencia y distribución.

  • 1

Fue registrada en el Sistema Nacional Argentino de Vigilancia y Monitoreo de plagas (Sinavimo) y, hasta el momento, es el primer reporte de Melanagromyza sojae en el cultivo de soja en la Argentina.

La mosca del tallo de la soja es un insecto originario de Asia. En la actualidad, está distribuido en Rusia, Australia, España, Brasil y Paraguay. Este insecto puede reducir tanto el tamaño de las plantas como el número de vainas, lo que repercutiría en el rendimiento del cultivo. En la Argentina, esta especie fue reportada por primera vez en 2019 en cultivos de garbanzo en el norte de Córdoba.

Investigadores del INTA Rafaela –Santa Fe– alertan sobre la presencia de esta especie en cultivos de soja en el centro de Santa Fe. “Fue detectada en diversos muestreos realizados desde enero en el campo experimental del INTA Rafaela, en ensayos y en diversos lotes de la zona”, expresó Marcia Trossero, especialista en entomología del INTA.

De acuerdo con Sebastián Zuil, especialista en cultivos del INTA Rafaela –Santa Fe–, hasta el momento, no se dispone de información local sobre el manejo de esta especie. “Si bien detectamos larvas de la mosca del tallo barrenando la parte inferior del tallo cerca de la raíz, esas plantas aún no presentaron síntomas visibles ni reducción de la altura o daño en la estructura floral, en comparación con plantas sanas”, indicó Zuil y agregó: “Continuaremos investigando el efecto de este insecto sobre el rendimiento de las plantas de soja de siembra tardía, cuyos resultados estarán disponibles hacia el final de la campaña”.

Larva de la mosca del tallo barrenando el tallo.

Entre las consideraciones de manejo, Jorge Frana –especialista en entomología del INTA– señaló que estrategias como la rotación de cultivos con gramíneas, las siembras tempranas y la incorporación de cultivares de grupos de madurez largo son un buen complemento y ayudarían a minimizar el impacto del insecto.  Asimismo, Frana recalcó y advirtió: “Es importante reducir los controles innecesarios en etapas tempranas para que los insectos benéficos puedan actuar como factores naturales de mortalidad”.

En este sentido, Zuil recomendó realizar monitoreos permanentes en lotes de soja para determinar la presencia y distribución de la especie. “Es importante realizar muestreos al azar de plantas y hacer un corte longitudinal del tallo y ramas para evaluar la presencia de galerías en su interior”, indicó.

Ante cualquier duda, los especialistas del INTA recomendaron enviar muestras al Laboratorio de Entomología de la Estación Experimental Agropecuaria Rafaela o a la Agencia de Extensión Rural más próxima a su localidad.

“La planta con síntomas debe ser colocada en una bolsa de polietileno e indicar fecha de recolección y nombre del colector, variedad y estado fenológico, fecha de siembra, labores culturales, cultivo antecesor, ubicación georeferenciada del lote y toda información adicional que se considere importante”, expresó Trossero.

Debido a que no se dispone de información local sobre el manejo de esta especie y a la aparente ausencia de síntomas externos en las plantas afectadas, no se recomienda ninguna práctica de control químico sobre los lotes de soja. “Es importante recordar que, en manejo integrado de plagas, la no acción es la mejor acción ante el desconocimiento”, aseguraron los especialistas.

Corte longitudinal del tallo y ramas para evaluar el daño causado por la larva.

Sobre la mosca del tallo

La “mosca del tallo de la soja” es un díptero que pertenece a la Familia Agromyzidae. Se trata de un insecto que pone huevos en las hojas nuevas y luego de 2-4 días nacen las larvas que migran hacia el interior del tallo barrenando y formando galerías. La larva es de color amarillento y mide de 2 a 3 milímetros. El período larval puede variar de 7 a 12 días. El estado de pupase desarrolla dentro de la galería y tiene una duración de aproximadamente 10 días. El adulto mide 3 milímetros y es de color negro brillante. El ciclo de vida completo varía de 16 a 26 días.

 

*Imágenes gentileza de Sebastián Zuil

También puede interesarte

19 de febrero de 2020

Prospectiva en maquinarias agrícolas

26 de febrero de 2020

Más producciones resilientes