30 de julio de 2012

Cuando el valor agregado salta el corral

Con el apoyo del INTA, la cooperativa El Algarrobal incrementó un 60% la producción de leche de cabra y mejoró la calidad de sus quesos.

  • 0

Más de 23 productores de Taco Ralo –Tucumán– ya no cuentan ovejitas. Ahora son las cabras las que están en sus sueños debido al intenso trabajo que realizan a diario junto al INTA Simoca –Tucumán– que ya les permitió aumentar hasta un 60% la producción de leche y mejorar la elaboración de quesos artesanales.

Silvina Saldaño, técnica de esa unidad del INTA, explicó que la producción caprina tradicional mejoró su productividad y calidad mediante la incorporación de tecnología en el manejo de los rodeos. Bajo estas normas, los productores obtuvieron 10.050 litros de leche al año con los que se elaboraron  1.655 kilogramos de queso. Con el 25% de la producción se realiza queso pasteurizado.

“Esto se logró con la innovación en los sistemas de producción, una gestión asociada, incremento del área sembrada con pasturas, la  incorporación del manejo silvopastoril, el control de calidad en el proceso de elaboración de quesos de cabra. Además, se mejoraron otras actividades como los son el cabritos, corderos y  los arropes. Esta producción se venden en ferias y mercados regionales”, indicó Saldaño.

Con mejoras en la infraestructura y en el manejo de las majadas los productores asociados a  la cooperativa lograron diferenciar  productos de calidad a la par de aumentar hasta un 60% la producción de leche. Estos cambios, agregó la técnica, permiten el incremento y la mejora en quesos de cabra frescos y semiduros, leche fluida de cabra –pasteurizada– y dulce de leche de cabra. También curtido de cueros y marroquinería.

Puntualmente, para la especialista, es básico el diseños de las instalaciones y su higiene, la mejora en la alimentación y contar con un calendario sanitario preventivo y sistemático; sumado a los controles de bruselosis y tuberculosis en la majada. “Es importante destacar que los productores están producen alimentos”, expresó Saldaño.

“La incorporación de controles en los procesos de producción hasta la obtención de la materia prima para la elaboración de los distintos productos lácteos les permitió multiplicar el precio de venta del  a $73 el kilo de queso, valor que antes sólo llegaba a $15”, señaló la especialista del INTA.

Estas buenas prácticas de manufacturas son las que le permiten a los productores de cabra ingresar a otros mercados tanto en Tafí del Valle, del Pro-Huerta de San Miguel de Tucumán en Expo Trancas, ferias de economía social o en la capital de la provincia.

Todos para todos

Estos productores, que trabajan asociativamente formaron la Cooperativa El Algarrobal, que identifican sus productos bajo un logo diseñados por ellos mismos con apoyo del INTA y a través de la Unidad para el cambio rural (UCAR). “Consiguieron dos envasadoras al vacío a las que le incorporan etiquetas con valor nutricional de cada porción de quesos”, dijo Saldaño.

Además, junto con al Programa de servicios agrícolas provinciales (Prosap) consiguieron “un matadero frigorífico y dos mini plantas queseras, una ya instalada en la cooperativa. Sin dudas, estas inversiones potenciarán la región, las habilidades y capacidades de los productores”, concluyó Saldaño.