25 de agosto de 2010

Leguminosas, una familia numerosa

El INTA participó en la organización de la V Conferencia Internacional de Leguminosas que tuvo como objetivo difundir los adelantos del sector.

“Las leguminosas pueden tener varios usos, desde el alimenticio hasta el medicinal, por eso hay que estar en contacto, y hacer trabajos en colaboración para difundir cuales son los adelantos”, resaltó Renée Fortunato, directora del Instituto de Recursos Biológicos del INTA Castelar (IRB).

Las leguminosas están presentes en todos los tipos de ambientes y son de alta importancia para el hombre, hay un interés tanto alimenticio como forestal, y una de las características más importante es que son mejoradoras del suelo ya que fijan nitrógeno atmosférico.

La V Conferencia Internacional de Leguminosas: avances en el siglo XXI, fue dividida en 15 simposios entre los que se destacó el de “filogenias y nueva clasificación de leguminosas” para saber dónde agrupar las especies y en qué géneros; y el de “acacia”, para la búsqueda de usos de estado de conservación a nivel mundial.

Asimismo, durante el de “interacción planta-suelo”, que contó con la participación del Instituto de Microbiología y Zoología Agrícola (IMyZA), los asistentes se informaron sobre el beneficio de las leguminosas relacionada a la bacteria del risobium y cómo se produce la simbiosis con ella.

Esta conferencia internacional fue la primera en realizarse en hispanoamérica, lo que significa un logro obtenido por el aporte de especialistas de leguminosas nacionales que pertenecen a varios organismos entre los que se destaca el INTA, el CONICET y las Universidades.

A nivel regional, contó con 200 representantes internacionales que expusieron sus trabajos, (muchos de países latinoamericanos como Brasil y Bolivia), y sirvió como reconocimiento para el investigador Arturo Burkar quien fuera “director del Instituto Darwino, el centro de botánica más importante del país en taxonomía y reconocido mundialmente por liderar las leguminosas en sudamérica”, explicó Fortunato.

Como cierre del evento se realizó una visita al herbario del IRB, el tercero más grande del país y base del Proyecto Floras Regionales.