16 de marzo de 2011

Una apuesta a la competitividad e integración

Autoridades del INTA asistieron, junto a Lino Barañao –ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva–, al cierre de la primera etapa de los proyectos de Biotecsur.

Lino Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, encabezó el acto de cierre de la primera etapa de los proyectos pertenecientes a Biotecsur, junto a otras autoridades de la misma cartera y autoridades del INTA.Esta plataforma busca promover la competitividad del Mercosur mediante acciones enfocadas en temas prioritarios de biotecnología.

En el acto, Juan Carlos Salerno, director del Centro de Investigaciones en Ciencias Veterinarios y Agronómicas (CICVyA) del INTA Castelar, afirmó: “El INTA participa en los cinco proyectos regionales y coordina tres. Está claro que la conformación regional de consorcios que reúnan sectores académicos, científicos y privados permiten trabajar sobre temas de interés común para potenciar capacidades”.

En este sentido, la plataforma se centra en el desarrollo de la Biotecnología a nivel local y regional para impulsar las capacidades empresariales, de infraestructura y de investigación en armonía con las normas regionales. Este espacio busca promover la competitividad del Mercosur mediante acciones enfocadas en temas prioritarios de biotecnología.

Los avances

El coordinador de uno de los proyectos, Ariel Pereda del Instituto de Virología, explicó que durante los dos años del proyecto los investigadores recibieron capacitaciones en diagnóstico molecular de diversas enfermedades aviares de importancia económica, conocieron la circulación regional de los diferentes patógenos y sus variedades fenotípicas y genotípicas para mejorar el control epidemiológico en el Mercosur.

Según adelantó el investigador, “las líneas estratégicas futuras apuntan a los desarrollos de inmunógenos diseñados a partir de los conocimientos moleculares caracterizados; técnicas complementarias diagnósticas y nanoanticuerpos para la profilaxis pasiva o el tratamiento de estos patógenos a nivel industrial”.

El proyecto busca incrementar la vigilancia epidemiológica debido a que “muchas de las enfermedades estudiadas se caracterizan por ser transfronterizas”, explicó Pereda.

Por otra parte, la coordinadora del proyecto “Estrategias biotecnológicas para el control de enfermedades bacterianas, virales y por protozoarios intracelulares en el ganado bovino del Mercosur”, María Romano, aseguró que durante el transcurso del proyecto lograron conseguir los primeros resultados sobre la respuesta inmune de modelos animales a cepas salvajes y atenuadas de las bacterias que producen Tuberculosis y Paratuberculosis, y evaluar su utilidad como vacunas. Además, validaron el sistema de diagnóstico simultáneo de esas enfermedades.

“Las enfermedades veterinarias son uno de los tantos factores que limitan el desarrollo de la producción y de la comercialización entre países”, explicó la investigadora del Instituto de Biotecnología, quien destacó que “mejorar la salud animal genera divisas y alimentos sanos de calidad para el consumo de la población”.

Por último, también se presentaron los resultados del proyecto “Desarrollo de una plataforma de genotipificación para la bioprospección de genes en germoplasma de Eucalyptus”.

El proyecto se encuentra coordinado por Susana Marcucci Poltri, del Instituto de Biotecnología cuyo objetivo es “establecer una red regional científico-tecnológica que comparta los trabajos y las capacidades de esos países para la realización de experimentos basados en dos estrategias genómicas avanzadas (mapeo genético y mapeo de asociación) para la investigación de la base genética de la formación de la madera”.

Entre las autoridades que asistieron al acto de cierre, se encontró el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, la directora nacional de Relaciones Internacionales del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Águeda Menvielle, el jefe de la Delegación de la Unión Europea en Uruguay, Geoffrey Barrett, y la coordinadora nacional de Investigación y Desarrollo del INTA, Norma Pensel.