06 de octubre de 2011

Sudáfrica tendrá campos experimentales del INTA

El presidente del INTA, Carlos Casamiquela, firmó un convenio para desarrollar ensayos con tecnología argentina en ese país africano. El acuerdo se realizó en Marcos Juárez, durante la segunda jornada del AgroShowRoom 2011.

De la mano del INTA, el conocimiento agronómico argentino sigue traspasando fronteras y, ahora, continentes. En dos semanas, un grupo de especialistas comenzará a trabajar en cuatro campos experimentales que el instituto tendrá en Sudáfrica, con el objetivo de demostrar las ventajas del sistema productivo argentino, mediante el uso integral de los insumos más adecuados a las diferentes regiones.

La iniciativa se enmarca en un convenio de cooperación técnica refrendado hoy por el presidente del INTA –Carlos Casamiquela–, los presidentes de CAFMA y Cideter –José María Alustiza y Carlos Formía, respectivamente– y un representante de la cooperativa sudafricana Grain S. A. –Neels Ferreira–. El acuerdo, realizado en la estación experimental agropecuaria del INTA en Marcos Juárez –Córdoba– durante AgroShowRoom 2011, contó además con el aval del ministro de Industria de Córdoba –Roberto Avalle– y del ministro de la Producción de Santa Fe –Juan José Bertero–. Asimismo, fue firmado un memorando de entendimiento entre el INTA y el South African Business Centre, para fortalecer el posicionamiento internacional del sector argentino de maquinaría agrícola y componentes agroindustriales.

“Estamos formalizando un proyecto de investigación y comercialización hacia el futuro”, expresó Casamiquela, para quien “el INTA está muy feliz por haber recuperado un lugar protagónico en el proceso de desarrollo del país, de tal forma que la ciencia y la tecnología rindan el soporte necesario para dar solvencia a nuestra industria”.

De acuerdo con el especialista Mario Bragachini, coordinador de Agricultura de Precisión del INTA, “para seguir avanzando en la participación del mercado es necesario internacionalizar las empresas, un proceso complejo y de nunca acabar”. Para esto, la Argentina cuenta con el know-how del conocimiento agronómico que ofrece el INTA, “que conjuga en una sola institución la investigación y la extensión”, dijo Bragachini.

Por su parte, Avalle consideró que la firma representa “un punto de encuentro entre distintas latitudes del mundo para mostrar productos de esta región”, en coincidencia con Bertero, quien dijo: “Los acuerdos que se firmaron hoy con Sudáfrica nos ponen en un nuevo horizonte, que es el de la integración regional. Significan un nuevo desafío para las empresas y es responsabilidad de los gobiernos provinciales y locales adecuar políticas para dar nuevos pasos y atreverse a producir en otros países”.

“No deseamos reinventar la rueda”, dijo el representante de Grain S. A., que organiza la feria Nampo Harvest Day. “La Argentina avanzó muchísimo con la siembra directa y nosotros recién comenzamos. Queremos aprovechar su conocimiento”, añadió Ferreira.

El sudafricano destacó que el convenio es “sumamente significativo para subsanar el problema más sustancial de mi país, con mil millones de personas que sufren el hambre y la pobreza”. En este sentido, espera que el apoyo del INTA les permita “dedicar mayores esfuerzos de investigación en agricultura intensiva para poder producir más con menos”.

Además del aval provincial, los acuerdos estuvieron acompañados por las Municipalidades de Las Parejas, Armstrong y Marcos Juárez y sus centros comerciales e industriales; los directores del CECMA y miembros de Asociación Santafesina de Industriales de Máquinas Agrícolas y Sectores Afines (ASIMA); la Asociación Maquinaria Agrícola de Buenos Aires (MAGRIBA) y la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y Agrocomponentes de la Provincia de Córdoba (AFAMAC).

El proyecto del INTA en Sudáfrica prevé, además, capacitaciones profesionales, jornadas demostrativas de actualización técnica –en los mismos campos experimentales, para presentar los resultados– y, a futuro, expandir la propuesta hacia otros países del continente africano.

Las máquinas siguen marchando

El sector argentino de maquinaria agrícola experimento un crecimiento asombroso, al punto que, actualmente, exporta a más de treinta países y representa ingresos anuales por un total de 1.080 millones de dólares. Asimismo, el último relevamiento registró 730 empresas del sector.

Para Mario Bragachini, del INTA Manfredi, “en los últimos ocho años aumentaron las exportaciones 26 veces y lo más alentador es que se llegó a los 90 mil puestos de trabajo con la maquinaria agrícola”. Y más allá del comercio exterior, este despegue “permitió ser más competitivo en el mercado interno y externo y hacer un desarrollo sustentable”. En este sentido, Bragachini se refirió al ejemplo de las localidades de Armstrong y Marcos Juárez, que en ese período “aumentaron la demanda laboral del sector en un 150%, gracias a que a partir de 2002 se comenzó a construir una red público-privada para la promoción del sector, mejorar su tecnología de procesos y productos con fuertes inversiones”.

De acuerdo con el coordinador de comercio exterior de Cideter, Carlos Braga, “el trabajo del INTA haciendo capacitaciones y extensión y la acción mancomunada del clúster, los gobiernos provinciales y regionales, cancillería y otros actores, permitió desembarcar en forma conjunta en varios países y lograr acuerdos como los que ahora se firman”. Así, afirmó Braga, “ahora podemos mostrar en todo el mundo que detrás de un máquina argentina hay soluciones concretas”.

Por esto mismo, añadió Bragachini, se busca alcanzar una “competitividad global”, con productos innovadores para diferentes condiciones y exigencias, máquinas seguras para el operario que no contaminen el ambiente y funcionen en línea con las normas de seguridad operativa y de tránsito, así como proveer repuestos en tiempo y forma, buena asistencia técnica y, por supuesto, precios competitivos.