14 de julio de 2014

Satélite argentino monitorea el clima en tiempo real

Se instaló, en la estación meteorológica del Instituto de Clima y Agua, un módulo satelital nacional para la transmisión de datos en tiempo real de aquellos territorios sin medios de comunicación.

  • 3

En la estación meteorológica de Castelar –Buenos Aires–, el INTA instaló un módulo satelital desarrollado en la Universidad Nacional de La Plata para la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae). El módulo ya está en pleno funcionamiento y la Estación se encuentra transmitiendo información en resumen diario de todas las variables meteorológicas.

“En el INTA seguimos trabajando para asegurar el acceso a la información meteorológica”, aseguró Pablo Mercuri, director del Centro de Investigación de Recursos Naturales del instituto, para quien “la información climática instantánea es vital para la toma de decisiones por los productores agropecuarios”.

De acuerdo con Mercuri, como en algunos puntos de la Argentina ” no existe conectividad de internet ni red de telefonía celular”, la incorporación de esta tecnología permitirá “integrar los datos de territorios no alcanzados por las redes de comunicación”.

Por su parte, Marcelo Belloni, del Instituto de Clima y Agua del INTA, indicó que con esta primera instancia de prueba de un módulo de la Conae en la estación meteorológica propia del organismo, “se abre una ventana de oportunidades” y la colaboración interinstitucional permitirá trabajar en nuevos proyectos en común.

Mercuri: “La información climática instantánea es vital para la toma de decisiones por los productores agropecuarios”.

En detalle

Belloni detalló el funcionamiento del dispositivo y explicó que “la estación meteorológica automática de Castelar tiene un módulo de comunicación y, como antena, “un transmisor de radio” que se comunica con el satélite cuando su órbita pasa sobre nuestro país. Así, se reciben datos dos veces al día durante un lapso de –aproximadamente– 15 minutos”.

De acuerdo con Sandra Torrusio, principal investigadora de la Misión SAC-D/Aquarius de Conae, “el Sistema de Colección de Datos argentino –DCS, por sus siglas en inglés–, a bordo del satélite argentino SAC-D Aquarius, tiene la capacidad de recibir datos provenientes de estaciones en el terreno y transmitirlos al Centro Espacial Teófilo Tabanera de la Conae en Córdoba. Allí, son catalogados y se ponen a disposición de los usuarios de manera operativa y sin costo”.

A su vez, estos datos se transmiten a los servidores del Sistema de Información y Gestión Agrometeorológico del INTA (SIGA) para ser consultados vía web. En este contexto, Mercuri ponderó “las continuas mejoras tecnológicas en la estación, como este nuevo módulo satelital que nos permite proyectarnos tecnológicamente y, así, medir más variables ambientales como la variación de napas, atributos del suelo o del clima, acorde a las necesidades de cada zona”.

Torrusio: “El Sistema de Colección de Datos, a bordo del satélite argentino SAC-D Aquarius, tiene la capacidad de recibir datos provenientes de estaciones en el terreno”.

Un módulo, cientos de beneficios

Entre las ventajas de su implementación, Torrusio destacó su bajo costo y la disponibilidad de datos en lugares aislados. “La tecnología satelital ofrece una gama de productos útiles al agro, que permiten estimar variables con una precisión muy buena. Esto se puede asociar y correlacionar con información de otras fuentes a fin de planificar y ordenar el territorio”.

Belloni, por su parte, aseguró que el sistema que dispone el SAC-D es capaz de manejar 200 plataformas en el territorio argentino y el objetivo es que sea “extensivo a todas aquellas estaciones comprometidas en su enlace de comunicación”. Este sistema permite eludir las limitaciones comunicacionales o territoriales y obtener datos indispensables para la toma de decisiones como temperatura, humedad, vientos, presión y radiación solar, entre otros.

Este módulo se suma a otras herramientas con la que cuenta el Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar como la red de radares, configurada desde hace varios años por el organismo para generar información meteorológica online, cuyo análisis y seguimiento es usado por los productores para el desarrollo de las campañas agrícolas. Ubicados en el INTA Pergamino –Buenos  Aires–, en el de Anguil –La Pampa– y el de Paraná –Entre Ríos–, cada radar tiene un radio de alcance de 240 km alrededor de la antena que, configurados se diseño una red que cubre 46 millones de hectáreas de la región Pampeana, cuyo centro de control y procesamiento se encuentra en el Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar. 

Asimismo, el organismo cuenta con una infraestructura moderna de observación agrometeorológica con capturas sistemáticas para luego procesar los datos meteorológicos y ambientales. Con este fin, se amplió la red de estaciones agrometeorológicas terrestres mediante el fortalecimiento de la red de observatorios convencionales, se construyeron 150 estaciones automáticas de diseño propio en convenio con la UTN y se adquirieron estaciones comerciales, para disponer de un sistema federal de datos. También se actualizó el sistema de recepción de satélites meteorológicos y de observación dela Tierradela NASA y la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration). 

 

Fotos gentileza Conae