06 de marzo de 2012

Producir mejor de la mano con el medioambiente

Con el asesoramiento del INTA la Asociación de Productores Olivícolas Aimoarauco elabora hasta 200 toneladas de aceitunas. Realizan, además, tratamiento de efluentes.

  • 0

“Son las palabras las que cantan, las que suben y bajan (…) las atrapo, las limpio, las pelo, me preparo frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes, ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas (…)”, escribió Pablo Neruda en Las Palabras. El fruto del olivar es versátil y puede ser desde metáfora hasta producción sustentable para más de 40 productores que en La Rioja y de la mano del INTA se asociaron para crecer con la base puesta en el cuidado del medioambiente.

José Luis Ladux, responsable de la Asociación de Productores Olivícolas Aimoarauco recordó que “a partir de la conformación de las mesas olivícolas en 2005 propuesta por la secretaría de Agricultura de La Rioja, se generaron algunas organizaciones como esta que comenzó a tomar conciencia sobre las consecuencias que tenía elaborar aceitunas en sus predios”.

La producción de aceitunas libera residuos industriales –soda caustica– en los patios, calles y canales de riego que provocan la degradación del medioambiente por esto el objetivo se centró en la  concreción de una planta que permitiera concentrar los efluentes fuera de la comunidad mediante la utilización  de reciclado de estos residuos.

Esta asociación compuesta por 40 productores –que poseen desde media hasta 10 hectáreas– que articulan con el INTA logró, además, disminuir costos por compras colectivas de insumos y tiene entre sus prioridades pasar a ser cooperativa.

Actualmente poseen una capacidad de elaboración de 200 toneladas de aceitunas, en su mayoría de tipo verde sevillano y en menor cantidad aceituna negra natural.

Mediante un crédito otorgado por la Fundación ArgenINTA, este grupo de productores solventó la compra de fermentadores que redundaron en un mayor volumen de producción.

Ladux: "A partir de una buena y estratégica organización se lograron los demás objetivos: desde la producción hasta la comercialización".

Para Ladux una de las tareas fundamentales que realizaron los productores junto con el Programa Federal de Apoyo al Desarrollo Rural Sustentable (PROFEDER) de INTA fue reunirse para pensar en conjunto: “Esa fue la clave de todo y los productores mismos se dieron cuenta de ello. A partir de una buena y estratégica organización se  lograron los demás objetivos: desde la producción hasta la comercialización. Sin organización, nada hubiese sido posible”.

Productores Olivícolas Aimoarauco comercializa a granel con proyección a posicionarse dentro del mercado olivícola.

Parte del trabajo entre INTA y la asociación se reflejó en la muestra Caminos y Sabores que se realiza todos los años en La Rural de Palermo: “Fue una experiencia única para el grupo porque hicieron conocido el producto ante mucho público, se comercializó bien, los productores pudieron conocer otras experiencias y, además, se generaron contactos que tuvieron sus frutos a futuro”, explicó el responsable de esta asociación riojana.