31 de agosto de 2012

Precisos, más allá de las fronteras

Técnicos del INTA recorrieron el Farm Progress Show 2012, la mayor exposición a campo del mundo y conocieron las novedades del agro junto a un centenar de productores y contratistas argentinos.

  • 0

Durante tres días, la ciudad de Boone –Iowa, Estados Unidos– fue sede de la 59° edición de la exposición agrícola más importante del mundo: Farm Progress Show (FPS). Allí, un equipo de especialistas en mecanización agrícola, valor agregado, cosecha, poscosecha y agricultura de precisión, encabezado por los técnicos Mario Bragachini y Andrés Méndez del INTA Manfredi –Córdoba–, conoció las últimas tendencias del sector.

Méndez destacó la importancia de participar en este tipo de espacios, en los que se muestran las novedades presentadas por los principales fabricantes de maquinarias del mundo: “Se nota que las empresas trabajan para mejorar y hacer más interesantes las herramientas de agricultura de precisión para los productores”.

“La tendencia es la incorporación de sensores de comunicación (ISO BUS), al tiempo que buscan la constante adaptación de los sistemas, mejora en la transmisión de datos, manejo de insumos en dosis variable, software, aviones no tripulados, sensores de índice verde y biomasa de uso manual”, indicó el técnico, quien además destacó las mejoras en transmisión de datos, eficiencia de trabajo, manejo de insumos en dosis variable, software, aviones no tripulados, sensores de índice verde y biomasa de uso manual. De acuerdo con Méndez, desde un punto de vista técnico, “se afronta un objetivo muy fuerte e imposible de lograr con la tecnología hoy disponible: lograr rendimientos promedio para el 2030 de 18,8 toneladas por hectárea. Y esto se logra con manejo y no solamente con genética”.

La participación de esta delegación argentina se dio en el marco del 22º viaje de capacitación técnica organizado por el INTA junto con la empresa turística Coovaeco, de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), durante el cual también visitaron la Universidad de Illinois. Allí participaron de una charla sobre la producción de maíz y soja en el Medio-Oeste Corn Belt, parte del cinturón verde de los Estados Unidos, a cargo del profesor Emerson Nafziger.

El especialista explicó la actual situación de sequía y altas temperaturas por la que pasa su país y aseguró que “las pérdidas de la campaña alcanzarán entre el 15 y el 20 por ciento respecto del año pasado. En el caso del maíz, se espera un rendimiento promedio de 79,8 quintales por hectárea, es decir un 23,5 por ciento menos que en 2011”.

Las proyecciones de la Universidad de Illinois indican que, en 2020, el rendimiento promedio de maíz en los Estados Unidos será de 14 toneladas por hectárea. “El contexto del país muestra que esto será difícil de alcanzar, por lo que el aspecto genético de los cultivos, como así también el manejo y uso eficiente del agua serán temas clave a tener en cuenta”, aseguró Bragachini.

Una inquietud compartida entre los especialistas argentinos fue la escasa adopción de la siembra directa en el país del Norte. “En el cinturón maicero de Estados Unidos –explicó Bragachini– 9 de cada 10 años abunda el agua y falta temperatura, aspectos contrarios a los beneficios de la tecnología”.

Entre las actividades programadas, la delegación argentina también visitó el establecimiento de un productor agropecuario de la zona de Illinois, Don Willrett. Se trata de un demostrador de Precision Planting y distribuidor de Pionner que posee un feedlot en el que agrega valor a su producción agrícola de 900 hectáreas.

En la59° edición de la exposición agrícola más importante del mundo: Farm Progress Show (FPS) se expusieron las últimas tendencias del sector.

Novedades: fierros bajo la lupa

En su recorrida, los técnicos del INTA aprovecharon para analizar algunas novedades presentadas por distintas empresas. Más adelante, el detalle de las evaluaciones técnicas realizadas por el equipo estará disponible para ser consultado.

En el caso de Case, se destacó el sistema de modulación de ancho de pulsos para aplicación variable de nitrato de amonio (UAN) en maíz, así como de herbicidas e insecticidas variables, presente en el 75 por ciento de las pulverizadoras autopropulsadas. “Este sistema trabaja con picos que actúan abriéndose y cerrándose de manera intercalada y cubriendo todo el ancho de trabajo, con movimientos tan rápidas que apenas son visibles”, detalló Méndez.

Asimismo, subrayó que las sembradoras “ya vienen equipadas con dosis variable de manera hidráulica y el mismo monitor que se utiliza para pulverización y/o monitor de rendimiento, sirve para sembrar”. La empresa, además, equipa los monitores de rendimiento volumétrico con sensores de humedad –una novedad–, acelerómetro y giróscopo, de particular interés ante inclinaciones de la máquina en laderas. También, señaló, en esta herramienta hubo una modificación del software:  “Ahora el monitor puede hacer las cargas de peso y humedad en la misma carga y no tiene que abrir otra para calibrar peso o humedad. Es algo más práctico y sencillo”. La descarga de los datos también se facilitó gracias a que ahora es posible utilizar dispositivos de almacenamiento móviles como pen drives, lo cual suplanta a la tarjeta PCMCIA de la marca EnvoyData.

En el caso de John Deere, las novedades se basaron en el lanzamiento comercial de Machine Sync, un sistema de seguimiento para cuando el operario toma control de la tolva desde la cosechadora, que incluye GPS, radio y permite trabajar con varias cosechadoras y tolvas simultáneamente. Con el dispositivo Farmsight, cualquier máquina de JD descarga la información a una computadora o teléfono celular, de manera inalámbrica.

“Una de las noticias fue la pulverizadora 4940, que posee inyección directa donde posee un tanque de agua de casi 5.000 litros y tres tanques donde almacena productos herbicidas, insecticidas, estabilizadores de nitrógeno como amonio y/o fertilizantes diferentes, los cuales son inyectados en la parte de anterior del botalón donde se realiza la mezcla con el agua que proviene del tanque”, precisó Méndez. Para el técnico, este modelo logro un tiempo de respuesta entre 0,2 y 2 segundos, que optimiza la aplicación de dosis variable en fertilizantes líquidos bajo una prescripción.

Por su parte, Trimble dio a conocer el monitor CFX 750, con entrada para dos cámaras filmadoras, dos puertos USB y un receptor GPS, un modelo con menos funcionalidades que el FMX –que poseía cuatro cámaras filmadoras, cuatro puertos USB y dos receptores GPS–. Méndez se refirió a una mejora en el producto Easy Pilot, con tecnología T3:  “Consiste en tres giróscopos y tres acelerómetros que le dan mayor confiabilidad al trabajo del piloto, dado que sabe cuánto se mueve el implemento y por ende la antena GPS instalada en la parte superior del vehículo”.

También presentaron el sistema Conected Farm, que permite seguir todas las actividades que transcurren en el campo trabajando con GPRS vía teléfono celular con sistema operativo Android. Esta empresa, además, lanzó un nuevo sensor Green Seeker manual:  “Si se mantiene un botón apretado y se escanea una planta o una zona de plantas de maíz, se obtienen valores que, comparados con un patrón, indican si el cultivo necesita o no ser fertilizado. De esta manera, haciendo al equipo portátil y de rápida utilización, se puede amortizar más fácilmente la inversión en el equipamiento que tiene un costo relativamente barato”, dijo Méndez.

Para el técnico, Ag Leader mostró una novedad muy interesante, consistente en cambiar los resortes de la sembradora o los pulmones neumáticos por un sistema hidráulico con 15 segundos de mayor velocidad en la reacción del cuerpo de siembra. “En un segundo hace cinco mediciones de las condiciones de dureza del suelo y de la presión que aplican las ruedas limitadoras”, aseguró y especificó que este funcionamiento requiere alrededor de diez litros de aceite por minuto.

Raven exhibió nuevos monitores, más grandes que los anteriores, junto con un sistema de inyección directa casi instantáneo con ISO Bus, que garantiza comunicación con otros monitores o sensores de otras marcas.

La firma Precision Planting presentó un monitor de siembra 20/20 con sistema neumático o hidráulico. “Este sistema hidráulico es mucho más rápido y, a diferencia del de AgLeader, es surco por surco y copia sin dejar presiones altas en la línea de siembra” y permite obtener entre 400 a 800 kilogramos por hectárea por encima del sistema convencional,  comentó el técnico del INTA.  Incorporaron el uso de tabletas tipo iPad y el programa Field View para una mejora en el seguimiento de los ensayos, que permitiría lograr la trazabilidad de procesos.

Del mismo modo, las innovaciones de esta empresa está enfocadas en sistemas hidráulicos de accionamiento surco por surco de rápido control que trabajan con muy poca presión –entre cinco y diez libras, versus 60 o 75 libras del sistema neumático–, que además buscan reducir al mínimo la compactación de las ruedas limitadoras sobre el suelo, lo cual puede generar pérdidas de hasta 1.000 kilogramos por hectárea por mal crecimiento de las plantas. “En ensayos con surco apareado y a 52 centímetros lograron los mismos rendimientos: 154 bushels por acre, mientras que a 76 centímetros sólo rindieron 116 bushels por acre”, indicó Méndez. Además, con una densidad de siembra de 120.000 semillas por hectárea, “se notó claramente el mejor rendimiento para 52 cm que para 76 cm, porque las plantas ya se ubicaban a 3,5 pulgadas y sus ensayos dicen que a cuatro pulgadas se tienen mermas de rendimiento”.

Mario Bragachini, técnico del INTA Manfredi 

Gabriel Tronchoni, responsable de marketing de la empresa New Holland