09 de mayo de 2011

Porotos: en las variedades está el rendimiento

Con rindes superiores al 15 % y óptima calidad, Anahí y Escarlata INTA poseen un potencial productivo para la exportación a mercados europeos.

Buena arquitectura de planta, porte erecto, apto para cosecha directa, resistente a la dehiscencia de vainas –no se abren en la recolección–, tolerancia a virosis y a bacteriosis común y granos secos de calidad superior caracterizan a las nuevas variedades recientemente inscriptas en el Registro Nacional de la Propiedad de Cultivares del Inase (Instituto Nacional de Semillas).

Susana García Medina, coordinadora del Proyecto Nacional de mejoramiento de legumbres, del INTA Cerrillos –Salta–, destacó la importancia de incorporar nuevos cultivares que aporten a la diversificación genética del poroto colorado en la Argentina: “Ambos son granos comerciales grandes, Anahí INTA –light red kidney o rosado grande– y Escarlata INTA –dark red kidney o rojo grande– y tienen un rendimiento hasta 15% superior que las variedades tradicionales tipo alubia.”

Ambos cultivares se caracterizan por mejorar la calidad del grano, adaptación amplia y mayor potencial productivo. “En las zonas tradicionales de producción en Salta, los cultivares rindieron entre 1.900 y 2.100 kilogramos por hectárea: esto representaría entre un 10 y 15 % superior a las variedades tradicionales”, explicó Ana Fekete, investigadora del INTA Cerrillos.

Con un ciclo productivo cercano a los 95 días, Anahí y Escarlata INTA –debido a poseer una estructura de planta, altura, ramificación compacta, y resistencia al desgrane– facilitan la cosecha mecánica directa.

Según Fekete: “Anahí y Escarlata INTA tienen un ciclo de 38 días a floración y 85 días a madurez fisiológica. Las nuevas variedades superan en calidad de grano para exportación, tamaño, forma, color y brillo, a la variedad de poroto rosado Coral INTA”.

Por su buena adaptación a las condiciones agroclimáticas del NOA –Norte de Salta y Jujuy–, son una alternativa clave a las variedades introducidas desde Estados Unidos. “Con un volumen de exportación en aumento, la diversificación de la producción nacional de porotos es un factor estratégico en la búsqueda de nuevos mercados debido a que son comercializados principalmente a países de Europa occidental, y con valores semejantes al alubia de buena calidad”, puntualizó García Medina.

Mediante un convenio de vinculación tecnológica con la empresa Semillero Rosarito, de Rosario de Lerma –Salta–, se realizará la multiplicación de ambas variedades para su posterior comercialización.

Entrevista a Susana García Medina, coordinadora del Proyecto Nacional de mejoramiento de legumbres del INTA Cerrillos –Salta–.