13 de julio de 2011

La agricultura de precisión va por más

El presidente del INTA, Carlos Casamiquela, inauguró el 10° Curso Internacional de Agricultura de Precisión y 5ª Expo de Máquinas Precisas que se realiza desde hoy y hasta el viernes en Manfredi, Córdoba.

La Argentina tiene mucho potencial y más cuando se adoptan herramientas de la agricultura de precisión. Así quedó manifiesto hoy durante la inauguración del 10° Curso Internacional de Agricultura de Precisión y 5ª Expo de Máquinas Precisas, cuando el presidente del INTA, Carlos Casamiquela, se refirió a los logros alcanzados y las perspectivas de mediano plazo.

“En la última campaña la producción nacional alcanzó los 100 millones de toneladas”, recordó Casamiquela y expresó que, en ese marco, el INTA tuvo un rol protagónico para analizar la proyección futura, con la importancia que supone el manejo ambiental, la problemática y la equidad social.

De acuerdo con el funcionario, hay un “claro liderazgo institucional” en esa temática, acompañado por “la fuerza movilizadora de la agroindustria que impulsa el proceso de tecnificación y desarrollo”. Esto ya se vislumbraba, aclaró, en la anterior edición del curso, que permitió tomar conciencia de lo que hoy se valora: “La capacidad de la gente, la innovación, el desarrollo tecnológico y la continuidad en la capacitación”, indicó.

Con más de 2.500 asistentes, la presencia de 80 empresas del sector, el curso está organizado por el Proyecto de Agricultura de Precisión y Máquinas Precisas del INTA y congrega a toda una red público-privada de técnicos, instituciones, universidades, empresas nacionales e internacionales y el público demandante de esta tecnología. Por esto se trata del encuentro más grande del mundo en lo que respecta a ese sector específico y pone en foco, particularmente, la capacitación y la transferencia de conocimiento. El evento cuenta con cuatro salones de conferencia que funcionan en simultáneo y una revolucionaria dinámica a campo con transmisión en directo por una pantalla gigante LED.

Además de Casamiquela, la apertura contó con la participación del secretario de Agricultura de la provincia de Córdoba –Héctor Fontán–, el intendente de la ciudad de Manfredi –Roque Villadón–, el vicepresidente del INTA –Luis Basterra–, los directores del centro regional Córdoba y de la estación experimental agropecuaria Manfredi –Emilio Severina y Enrique Ustarroz, respectivamente–, además de otras autoridades institucionales, empresarios, representantes del sector, medios de prensa y productores agropecuarios.

“Este curso tiene una dimensión como no la ha tenido otras veces”, dijo Severina, quien recordó que en 1994, después de un viaje a los Estados Unidos en el que conocieron esta temática, “supimos que era el futuro de la Argentina y en estos casi 15 años transcurridos, estamos muy satisfechos por haber consolidado una red público-privado de agricultura de precisión, vemos la cantidad de herramientas que se han adoptado y que están mejorando nuestro sistema productivo”.

Bragachini: “La Argentina será líder mundial en la producción de bienes y servicios agroalimentarios y agroindustriales de calidad y con valor agregado en origen”.

Mario Bragachini, coordinador del proyecto de Agricultura de Precisión, estuvo a cargo de la conferencia inaugural en la que se refirió al futuro del sector: “La Argentina será líder mundial en la producción de bienes y servicios agroalimentarios y agroindustriales de calidad y con valor agregado en origen”, aseguró. Para Bragachini, así debe ser el futuro de la producción agropecuaria: “Cada chacra, una fábrica. Hoy la agricultura de precisión ya no es una moda: genera riqueza, es rentable, es necesaria, es una obligación”.

En esta línea, el técnico expresó que tanto la Argentina como el resto del mundo enfrentan un nuevo paradigma, signado por el aumento poblacional y el de la demanda de alimentos previsto para los próximos 40 años. “Para ser competitivos en todo este proceso necesitamos productores precisos”, dijo Bragachini y agregó que, en los 14 años de trabajo de su proyecto, “podemos mostrar resultados concretos, como haber logrado convertir este curso en el más grande del mundo y el nivel alcanzado en adopción, fabricación y asesoramiento de la agricultura de precisión”.

Clima de orgullo

La inauguración oficial del Curso reflejó un espíritu de orgullo compartido tanto por organizadores como participantes. De hecho, el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), José María Alustiza, comentó que “para los industriales de la maquinaria agrícola argentina, este curso es trascendental. Nosotros aprendemos del INTA, de sus técnicos y también de los productores argentinos”. Alustiza también señaló la contundencia de algunos logros: “En Ucrania, con la misma cantidad de hectáreas que la Argentina, producen unos 40 millones de toneladas de granos. Esto es demostrativo, pero también muestra que es el comienzo y debemos seguir avanzando”.

Por su parte, el representante de la Unión Industrial Argentina, Santiago Sacerdote, destacó que “el desarrollo de la agricultura de precisión no sólo será bueno para el sector agrícola sino que tiene una gran posibilidad de convertirse en un sector de alta tecnología y relevancia internacional”.

El intendente de Manfredi consideró al curso como “la punta del iceberg”, ya que por debajo existe “mucha gente que está siendo muy eficaz y competitiva”. Además, Fontán extendió públicamente una “gran felicitación al INTA por llevar esta actividad durante diez años, que no es un detalle menor, ya que el curso tiene cada vez más importancia y más envergadura”.