05 de enero de 2011

Melones: el destape no es negocio

Ensayos realizados por el INTA Media Agua –San Juan– indican que el uso de manta térmica en melones permite aumentar el número de frutos y una cosecha precoz.

“En el mercado, los mejores precios para el melón se obtienen en diciembre y por esto el productor busca precocidad, además de buenos rendimientos”, explicó Silvia Cortez, especialista de esa unidad del INTA.

Según Cortez, los materiales híbridos representan una tecnología adoptada por la mayoría de los productores debido a los altos rendimientos y precocidad en cosecha. “Por la proximidad a fechas festivas –durante el mes de diciembre– la demanda de melón es alta y los precios son más convenientes para el productor”.

La manta térmica complementa el uso del mulching plástico y favorece el ingreso de la fruta al mercado más temprano que lo habitual. “Es una fina tela sintética, de filamentos de polipropileno, con muy buena resistencia mecánica, tiene aditivos UV y es totalmente permeable al agua y al aire”, detalló Débora Lavanderos, del INTA Media Agua.

Luego de la siembra o trasplante, “la manta puede colocarse en forma de microtúneles –con soportes dispuestos como arcos– o simplemente se la sitúa sobre el cultivo, sin estructura alguna”, señaló Lavanderos.

En ensayos realizados desde el INTA Media Agua, evaluaron dos materiales híbridos comerciales de melón: Sun Dew y Silver Express. “Con el uso de la manta cosechamos el cultivar Sun Dew a los 86 días, mientras que el resto, a los 90 días”, destacó Cortez y además resaltó: “Conseguimos aumentar el número de frutos por parcela entre 0,5 y 2,17”.

La manta es permeable, lo que permite aplicar agroquímicos para el control de plagas y enfermedades. Su uso permite cosechar temprano y concentrar producción en los primeros cortes.

El ciclo de producción de melón, de siembra a cosecha, es de unos 120 días. En la actualidad se utilizan materiales híbridos cuyo ciclo abarca de 80 días –precoces– a 90 días.

El trabajo completo de Silvia Cortéz y Débora Lavanderos puede leerse aquí.