18 de noviembre de 2011

Maní: nueva cosechadora con monitor de rendimiento

Esta tecnología permite una producción más eficiente. La Argentina está primera a escala mundial en estándares de calidad y en exportación, con casi 600 mil toneladas anuales.

Carlos va ya por su tercer cucurucho de maní envuelto en papel de diario en la espera nerviosa de que su equipo haga un gol. Rompe con fuerza cada cápsula sin conocer el esfuerzo que lleva cosechar este cultivo. O llevaba, debido a que a partir de ahora esta técnica podrá simplificarse con la primera cosechadora de desarrollo nacional con monitor de rendimiento.

La Argentina está en el primer puesto en estándares de calidad, entre los que más volúmenes exportan con casi 600 mil toneladas anuales a 88 países y en el sexto lugar entre las naciones productoras, con más de 900 mil toneladas al año. En Córdoba se cosecha más del 90% del maní a escala nacional.

Darío Boretto, técnico del INTA General Cabrera –Córdoba– explicó que “por la relevancia de este cultivo es clave la incorporación de sistemas satelitales en maquinaria y agro-componentes, para lograr eficientizar cada vez más la cadena de producción primaria del maní”.

Los monitores de rendimiento o de cosecha son una herramienta que brinda información sobre volúmenes de producción –total y parcial–, control de la cosecha –velocidad de trilla y capacidad operativa, entre otros–, trazabilidad del producto –parcela, año, momento de cosecha–, detección de ambientes o regiones de diferente potencialidad para su cultivo y un seguimiento ininterrumpido de la productividad en espacio y tiempo.

Boretto: "La medición se realiza por medio de un sensor óptico colocado a cada lado de la noria en dos pequeñas perforaciones transversales a la dirección de acarreo del grano".

Precisamente

Los ensayos tuvieron resultados satisfactorios, correspondientes a la última campaña. Para Boretto, las estimaciones por hectáreas fueron precisas debido a que “no existieron diferencias significativas entre los kilogramos de vainas medidos por el monitor versus los kilogramos de vainas reales cotejados con una balanza electrónica; con esto se logra una diferencia o error porcentual medio en cinco repeticiones de solo el 2,18% entre monitor de rendimiento y balanza electrónica”.

La medición se realiza por medio de un sensor óptico colocado a cada lado de la noria en dos pequeñas perforaciones centrales y transversales a la dirección de acarreo del grano. “Básicamente se mide el volumen de granos –vainas– que acarrea cada cangilón –balde–”, explicó.

“Los resultados obtenidos –señaló el técnico del INTA Cabrera– concluyen que es más que factible la incorporación de componentes para la agricultura de precisión como el monitor de rendimiento en el cultivo de maní”.