26 de abril de 2012

Los actores principales del escenario productivo del NOA

Parques hídricos de captación de agua, módulos de producción caprina, aromáticas y olivos en Catamarca y La Rioja, floricultura de la Quebrada en INTA Expone.

  • 0

Como si fuera un gigante castillo de rasti, cada pequeña pieza es la calve de encastre para formar la figura. Así parece ser la metáfora de los agricultores familiares – un sector que representa el 81 por ciento de los establecimientos agrícolas de la región– que brillaron en la megamuestra realizada en Cerrillos –Salta–.

Damián Alcoba, director del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar (IPAF) NOA, destacó la importancia de la agricultura familiar que en la región sólo accede al 17 por ciento de la superficie productiva.

La producción diversificada se mostró con la presencia de floricultores de la Quebrada, productores de olivos de La Rioja, productores de anís, comino y pimiento para pimentón de Catamarca. En todos los casos se trata de asociaciones y cooperativas que con el apoyo del INTA desarrollaron importantes innovaciones en sus sistemas de gestión y comercialización,  en la sustentabilidad de sus cultivos y en la incorporación de tecnologías apropiadas.

“Con el apoyo del INTA pudimos comercializar nuestros productos”, aseguró Walter Villa, integrante de la Cooperativa Anastasio INCA del departamento Cochinoca –Jujuy– en relación al trabajo realizado con la institución en el manejo integral del cultivo de papa andina.

La coordinadora del Proyecto de Difusión y Desarrollo de Tecnologías Apropiadas para la agricultura familiar, Celeste Golsberg, explicó que “Esto es parte del desafío que tiene el INTA para resolver las tareas cotidianas en cuanto a producción y conservación de forraje, almacenamiento de productos y agregado de valor en fibras de origen animal y calidad de vida de las familias”.

Asimismo, el Parque de Tecnologías Apropiadas presentó artefactos para mejorar la vida cotidiana de los agricultores basadas en energías renovables: cocinas y hornos solares, secaderos, biodigestores, entre otros. En el parque hídrico se presentaron las diversas tecnologías de acceso al agua para los pequeños productores de la región andina: sistemas de captación de manantiales y quebradas –pozos calzados, sistemas de conducción, almacenamiento y bombeo–, tecnologías de riego para pequeñas parcelas, sistemas para tratamiento de agua para uso domiciliario –destiladores solares y tecnologías de tratamiento de aguas grises–. “Esta estrategia de gestión de conocimiento se está replicando en la localidad de Belén, en la provincia de Catamarca”, detalló José García, investigador del IPAF NOA.

Los módulos demostrativos de producción caprina constituyeron otro polo de atracción para los visitantes. “El INTA exhibió su trabajo territorial y  los resultados de investigaciones participativas en fincas de productores que apuntan al  fortalecimiento para mejorar las condiciones de producción de carne y leche caprina”, indicó el investigador Daniel Leguiza, responsable del diseño del módulo demostrativo que el INTA construyó en la Comunidad de Santa Victoria Oeste, de Salta.

La punta del ovillo

La mayoría de las mujeres de las comunidades andinas tienen como actividad principal el hilado y elaboración de prendas artesanales realizadas con materia prima animal proveniente de oveja  y llama. Las prendas se constituyeron en una de las principales demandas del turismo por la confección artesanal y por la representación cultural.

A partir de instancias de capacitación efectuadas por el INTA, se transformó el proceso de hilado para mejorar la calidad de los productos e incrementar su precio en el mercado. Además, aportaron a generar nuevos hilados combinando regularidad y elasticidad. Es por ello que con el trabajo creativo en la recomposición se producen nuevos motivos de textura y color.

En este sentido, Nicolasa Reales, productora del departamento Molino –Salta– resaltó el trabajo articulado con la institución debido a que contribuyó  “a mejorar la calidad del hilado para vender mejor “.