31 de marzo de 2015

En la Patagonia, las lanas se colorean por naturaleza

Mediante las propiedades de una planta nativa del Sur argentino, los técnicos del INTA obtuvieron tintes naturales para las fibras ovinas. Un logro que agrega valor al trabajo artesanal de las hilanderas.

  • 1

Desde la prehistoria, el hombre se las ingenia para darle color a sus objetos. Así, utilizaban colorantes extraídos de vegetales, minerales y animales que, por medio de la cocción o del contacto, teñían sus pieles y tejidos. Si bien la técnica es legendaria, no así las propiedades de la Misodendrum punctulatun –una planta hemiparásita nativa del Sur de la Argentina y Chile– como fuente de tintes naturales para el teñido de lana de oveja. Este logro fue declarado de Interés Provincial por la Honorable Cámara de Diputados de Santa Cruz.

En este sentido, Francisco Javier Mattenet –técnico del INTA Santa Cruz– ponderó el logro: “Si bien existen antecedentes en el uso de plantas nativas –desarrolladas en los bosque ñire bajo manejo silvopastoril– con fines tintóreos, no hay investigaciones sobre el teñido con M. punctulatum ni de los colores que se pueden obtener de ella”.

Se trata de una planta hemiparásita, endémica de los bosques de Nothofagus del Sur de Argentina y Chile que, a partir de este ensayo del INTA, se comprobó su potencial como especie tintórea  para el teñido sobre lana de oveja.

“Este logro abre una puerta de oportunidades y nuevas aristas de agregado de valor para las hilanderas que confeccionan prendas y las comercializan en ferias”, expresó el especialista de Santa Cruz. “La adopción, por parte de los artesanos, de colores obtenidos de plantas nativas y, más aun de aquellas endémicas de la región, podría valorizar y reforzar el concepto de productos regionales con un fuerte vinculo a los recursos naturales propios”, agregó.

Del desarrollo también participaron especialistas de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA) y del programa de Recuperación y Estímulo del Patrimonio Artesanal Provincial (Prepap) de la Secretaría de Estado de Cultura de la Provincia de Santa Cruz.

Paso a paso

Para la obtención del tinte, se cocina el material vegetal en una olla de aluminio con agua de red a una temperatura entre 80 y 90 ºC durante una hora. Luego, se deja reposar el preparado  hasta que se enfrié. Finalmente, se filtra para remover los restos vegetales y ya queda listo para su uso.

De acuerdo con el especialista, los mejores resultados en la tinción de la lana de oveja con M. punctulatum se obtienen machacando el material antes de preparar el tinte. “Se utilizan 300 gramos de este por cada 100 gramos de lana a teñir”, detalló.

En cuanto al mordentado –pretratamiento de la lana que consiste en humedecerla en una sustancia que facilita la fijación del tinte a la fibra–, Mattenet explicó que “podrá realizarse previo a la tinción utilizando 15 gramos de alumbre y 6 gramos de crémor tártaro, o bien agregando una cucharada sopera de sal gruesa  por cada 100g de lana a teñir”.

Para la tinción, se introduce la madeja húmeda en el tinte a temperatura ambiente. Se calienta hasta los 80/90 ºC y, revolviéndola con un palo de madera, se la deja en el líquido durante una hora.

Una vez retirada del tinte, se lava la madeja con agua tibia hasta que el agua esté limpia. Finalmente, se centrifuga en un secador eléctrico de uso doméstico y se cuelga para su completo secado.

Para el coloreado de las lanas se utilizan modificadores como sulfato de hierro, sulfato de cobre, bicarbonato de sodio y jugo de limón. En todos los casos, se los incorpora a los tintes antes de sumergir las madejas de lana. En cuanto a los sulfatos, es necesario triturarlos previamente en un mortero de cerámica y diluirlos en agua caliente antes de ser incorporados al tinte.

Como consecuencia, se pueden obtener hasta 5 tonalidades diferentes con un nivel medio de resistencia a la exposición solar. “Está comprobado que la luz del sol genera la paulatina degradación de los colores, es común observar este fenómeno  en las prendas que usamos para vestirnos diariamente”, explicó el técnico, quien agregó que “los colores obtenidos a partir de  tintes naturales no escapan a estos efectos generales”.