15 de julio de 2011

La Argentina impulsa la agricultura precisa en toda Latinoamérica

Más de 2.100 asistentes apreciaron el potencial nacional, que ya es líder en ese rubro, durante el 10° Curso Internacional de Agricultura de Precisión que finalizó hoy en el INTA Manfredi, Córdoba.

“Es una gran satisfacción haber consolidado a este curso como el evento más importante de esta área temática y por haber posicionado a la Argentina con el 35% de adopción de estas herramientas como el mayor de Latinoamérica”, expresó Mario Bragachini, coordinador del proyecto de Agricultura de Precisión del INTA, tras el cierre del 10° Curso Internacional de Agricultura de Precisión y 5ª Expo de Máquinas Precisas realizado en la estación experimental de Manfredi, Córdoba.

Para el técnico, la Argentina está llevando la agricultura de precisión a toda Latinoamérica: “Hoy estamos a aproximadamente un año de distancia entre lo que aplica en los Estados Unidos y en la Argentina, cuando antes se decía que ese defasaje era de unos 10 años. Tenemos grandes posibilidades de acortar aún más esta brecha tecnológica y nos hemos comprometido con los hermanos paraguayos y brasileños de apoyarlos con las herramientas de agricultura de precisión, porque la red no es sólo argentina sino latinoamericana, también con representantes de Uruguay, Perú, Venezuela, Chile y Colombia, además de los países africanos, asiáticos y de Europa del Este”.

Esta nueva edición del curso contó con la participación de más de 80 empresas y alrededor de 2.100 visitantes –de ellos, 170 extranjeros–, en tres jornadas que vieron permanentemente colmados los cinco salones, uno para conferencias plenarias y otros cuatro de capacitación. Se sucedieron 40 disertantes y ocho conferencistas internacionales.

“Estamos plenamente satisfechos por el apoyo recibido por la institución a escala nacional, provincial y por la unidad de Manfredi, así como la actividad privada que nos ha aportado, si pudiera valorizarse económicamente, más de 700 mil dólares en donaciones de equipos para experimentación”, señaló Bragachini.

El coordinador del INTA, además, que el promedio de edad de los visitantes no supera los 35 años, lo cual podría interpretarse como una garantía de que la Argentina avanza hacia un futuro muy promisorio: “Los nuevos productores y asesores ya tienen como herramienta básica de trabajo y gestión a la agricultura de precisión. Estamos avanzando hacia una Argentina exportadora de agroalimentos y no solamente de commodities y ellos reconocen la necesidad de garantizar y certificar la inocuidad y sustentabilidad de los productos y procesos”, dijo.

Asimismo, el propio equipo técnico del INTA cuenta con esa ventaja: “La persona de mayor edad que trabaja en el equipo soy yo, que tengo 58 años, pero el equipo está en el orden de los 35 años. Son técnicos muy jóvenes, muy capacitados y con mucho futuro. Se genera una dinámica importante de conocimiento, juventud, experiencia, una interdisciplinaridad importante”, destacó Bragachini.

Las innovaciones y el desarrollo tecnológico observados en estas tres jornadas son una muestra de que sin es las herramientas de alta complejidad, consideraron los organizadores, la Argentina no tendría la competitividad que actualmente tiene ni estaría en condiciones de enfrentar las demandas internacionales con el nivel de exigencias que se registran. “El mundo está demandando, precisamente, máquinas autoguiadas y autorreguladas”, señaló Bragachini, “lo cual nos deja el compromiso de organizar el undécimo curso y la sexta expo de máquinas precisas, que será un enorme desafío porque no es fácil superar algo que de por sí ya es bueno, pero esa es nuestra meta”.