19 de julio de 2012

Intendentes, engranajes clave en la cadena agropecuaria

Las comunas son una pieza insustituible en el agregado de valor en origen. Desde medidas concretas hasta apoyos en proyectos asociativos. Detalles de experiencias exitosas ya implementadas.

  • 0

Como si fuera una máquina agropecuaria, los intendentes son engranajes que pueden ayudar a hacer más eficiente la transformación en origen de las materias primas. Durante la primera jornada del 1° Congreso de Valor Agregado en Origen, unos 150 jefes comunales participaron de las actividades y compartieron algunas de las experiencias exitosas ya implementadas en distintos puntos del país.

El ministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yahuar, junto con Carlos Casamiquela , presidente del INTA, coincidieron en la relevancia de la participación de intendentes, a quienes consideraron “protagonistas fundamentales” en los procesos de transformación y desarrollo.

Según Jorge Díaz, vicegobernador San Luis, la provincia trazó una línea estratégica: que su producción primaria se procese en industrias propias de la provincia lo que implica generación de trabajo genuino y movimiento económico, que redunda en el crecimiento de la región.

“El Ministerio del Campo, en línea con la propuesta estratégica del INTA, impulsa el desarrollo de la agroindustria y el procesamiento en origen de la producción primaria”, destacó Díaz, quien agregó: “Estamos a casi 700 kilómetros de los puertos, lo que significa costos elevados de flete. Sin embargo, esta propuesta nos posiciona en condiciones inmejorables para procesar toda la producción en origen.

Santiago Ballester, jefe comunal de Batavia –Sur de San Luis–, señaló que “hoy, la provincia tiene el soporte físico y la infraestructura necesaria como apoyo a la producción y seguridad jurídica”. Y agregó: “Trabajamos para que la producción sea procesada en la provincia”.

En cuanto a los productores de pequeña escala, Ballester aseguró que es fundamental convencerlos de que se asocien y armen proyectos comunitarios, como un feedlot para el engorde de cerdo.

Experiencias cordobesas

Casos como ejemplos de agregado de valor: Oncativo –Córdoba-, Tres Arroyos –Buenos Aires– y Avellaneda –Santa Fe–.

“Agregar valor a la producción primaria genera fuentes de trabajo y frena el desarraigo ya que detrás de cada una de las actividades hay familias que intervienen en toda cadena agroalimentaria: desde un kilo de carne puesta en góndola hasta un kilo de salame listo para consumir”, expresó Osvaldo Vottero, jefe comunal de Oncativo –Córdoba–.

Por su parte, Carlos Sánchez, intendente de Tres Arroyos –Buenos Aires– indicó que “los municipios son un complemento fundamental en la generación de agregado de valor en origen ya que la gestión político-estatal es un camino que ayuda a facilitar estos emprendimientos. Es como si los productores y los industriales fueran por un  camino de tierra y desde los órganos oficiales se lo pavimentan”.

“Nada se hace con la varita mágica”, aclaró el funcionario municipal para quien los productores buscan la innovación y desde ahí miran un poco más lejos”.

En esta línea, el secretario de Producción y Desarrollo de Avellaneda –Santa Fe–, Hugo Bernardis, explicó que en su comuna también apuestan a darle impulso a la gente y a las empresas de nuestra región. “En nuestra comuna creamos un parque industrial en el que brindamos promociones y somos gestores en el otorgamiento de crédito para los productores”.

“En nuestro municipio funciona la Unión Agrícola de Avellaneda, formada por 2.000 productores socios directos que en el área industrial tienen la desmontadora de algodón, una planta de alimentos balanceados, incubadoras para la integración avícola, depósitos de cereales. Y prontamente se instalará una planta de bioetanol de maíz”, detalló Bernardis. También recordó que este municipio trabaja en un proyecto de riego de 30 kilómetros de extensión, que consiste en un canal troncal que comenzaría en el arroyo San Jerónimo –brazo del Río Paraná– hasta la ruta principal: “Esta obra potenciará las posibilidades productivas de la región”, dijo el secretario.

Votero resumió que “los intendentes tenemos que apoyar con políticas locales como posibilitar parques industriales, a quienes se animen a dar el paso hacia la industrialización para que aquellos que aún no están convencidos observen que sumando valor se puede obtener un rédito económico posible con crecimiento cierto de trabajo y beneficios para las propias comunas y, en consecuencia, redundar en  más obras para los vecinos: un círculo virtuoso”.

 

Más información y contenidos multimedia sobre el Congreso en http://inta.gob.ar/inta/valor-agregado