18 de marzo de 2011

El valor de entretejer saberes

Velloneros y artesanos del hilado, productores de carneros, castrones de angora y criollos tendrán en Zapala su feria de intercambio, venta y aprendizaje del 18 al 20 de marzo, con el auspicio del INTA.

Son varias las llaves para la apertura de vínculos comerciales, culturales y sociales entre los pequeños productores, artesanos y pobladores del campo y la ciudad. Y una de esas las porta el INTA quien promueve desde 2005 una feria en Zapala que revaloriza el trabajo de los pequeños productores ganaderos mixtos y genera un espacio de encuentro entre técnicos, productores y funcionarios.

Estos encuentros son la base para que los productores obtengan precios diferenciales sin intermediarios. Por ejemplo el kilo de lana pueden conseguirlo hasta cinco veces el ofrecido por las barracas locales.

Amalia Sapag, una de las coordinadoras generales, explicó que “el INTA es parte activa de la organización de esta feria que es una instancia para obtener un precio diferencial ya que se encuentran comprador y vendedor, algo inusual en esta zona ya que por la geografía del lugar están alejados de los pobladores rurales”.

Es clave aquí la presencia de reproductores de diferentes razas y zonas para elevar y socializar la calidad genética ovina y caprina. Esto se suma al objetivo de afianzar un canal de comercialización entre productores de fibras naturales de origen animal y artesanos dedicados a la hilatura y tejido artesanal.

La feria contará con caprinos de angora y criollos, ovinos merinos y cruzas con lanas aptas para el uso en el hilado artesanal. A esto se sumarán artesanías confeccionadas con fibras naturales, hiladas, tejidas y teñidas manualmente y a su vez las artesanas podrán proveerse de materia prima –vellones– para realizar las mismas.

Se efectuarán charlas técnicas sobre temáticas que ayuden a mejorar la producción, buscar alternativas de aprovechamiento de los diferentes productos primarios del sistema y fortalecer o encontrar nuevos canales de comercialización.

El valor agregado de las artesanías es enfatizar el valor cultural que posee el trabajo artesanal como expresión auténtica del pueblo y garantizar su continuidad en toda la provincia del Neuquén mediante la generación de una fuente de ingresos permanente y rentable para los artesanos.

La última edición de la feria contó con más de 2 mil visitantes, 215 artesanos y productores, vinculados a la producción artesanal de hilados, tejidos y vellones, la horticultura y producción ganadera. Además se presentaron cerca de 100 animales –caprinos y ovinos– que generaron ventas por  más de $25 mil.