21 de septiembre de 2011

Caminos y sabores: una exposición de buen gusto

En cada rincón de la séptima edición de la muestra de alimentos regionales, artesanías y turismo expusieron más de 16 grupos de productores que trabajan junto con el INTA.

Sabores de la infancia, aromas que nos llevan lejos, gustos que marcaron épocas, colores y recetas que hicimos junto a mamá o la abuela. Recuerdos y presentes que se mezclan como una sopa de letras. En este contexto se realizó la exposición Caminos y Sabores –en La Rural de Capital Federal– en la cual el INTA participó acompañando a 16 grupos de productores.

Adrián Gargicevich, coordinador nacional de ProFeder, explicó que en esta muestra –que tuvo más de 90 mil visitantes– se hizo hincapié en dos ejes: “En el productor preocupado por presentar, mostrar y vender su producto, y en el proceso de organización del grupo junto con el técnico”.

“Esto no es más que darle la oportunidad a un número pequeño de grupos –puntualizó el coordinador–, dentro de de 430 proyectos, 11.000 productores de Cambio Rural y 3 millones de beneficiarios de Pro- Huerta, para que puedan venir a una vidriera a mostrar y a vender sus productos”.

Además, recordó que “desde la primera edición de Caminos y Sabores, el INTA facilitó la participación de más de 130 grupos de productores de todo el país”.

Bocadillos

Beatriz Sánchez, una de las integrantes de las 15 familias que conforman el grupo Gírgolas Patagónicas de General Roca –Río Negro–  expresó que Caminos y Sabores “colmó totalmente las expectativas que trajimos. Este no es un producto de consumo masivo y realmente nos sorprendió la respuesta de la gente”.

Desde Tandil, provincia de Buenos Aires, Araceli Vespa de la Cooperativa de Trabajo Savia, que  produce y comercializa licores, mermeladas, pickles y frutas en almíbar reconoció que “el INTA nos acompaña con asesoramientos, relaciones y capacitaciones”. Al mismo tiempo que reflexionó  que “al trabajar colectivamente se hace hincapié en cuestiones que tiene que ver con principios cooperativos, asociativos, de relación humana, compromiso y solidaridad. Esto individualmente sería muy difícil”.

Del grupo “Más Huevos” de Venado Tuerto –Santa Fe– el productor Lucas Franetovich, resaltó las posibilidades que brinda la muestra “viene gente de todos lados, se puede vender bien, se hacen contactos y además se aprende cuando hablamos con otros productores, realmente es una experiencia muy enriquecedora”. Y destacó el apoyo del INTA y el “acompañamiento permanente de los técnicos para que podamos lograr mejores productos”.

Los casi 35 productores que este año tuvieron la oportunidad de participar en Caminos y Sabores encontraron en el trabajo conjunto la posibilidad de incrementar sus capacidades productivas y organizativas.

Por esto es que Nazareno Zerraino del grupo Latidos del Cardenal de la Victorica –La Pampa– quienes ofrecen alternativas turísticas por estancias de toda la región centro del Cardenal, recalcó que “nuestro objetivo fue venir a la feria para dejar la mayor información posible e invitar a conocer nuestro lugar, fortalecer vínculos y aprender de otras experiencia de grupos de Cambio Rural que participen aquí”.

Así, junto con la capacitación, asistencia técnica y acompañamiento brindado por el INTA, a través del ProFeder, y el trabajo de otras instituciones presentes en el territorio, estos grupos colaboran de manera directa e indirecta para mejorar la calidad de vida de sus comunidades.