16 de septiembre de 2010

Biofábrica: claro ejemplo de desarrollo tecnológico

Así lo destacó Carlos Casamiquela, presidente del INTA, en una visita que realizó en Misiones junto con Néstor Oliveri -director nacional de la institución-.

Carlos Casamiquela y Néstor Oliveri –presidente y director nacional del INTA, respectivamente– estuvieron en Misiones y recorrieron la Biofábrica, acompañados por el gobernador Maurice Closs y demás funcionarios provinciales.

Casamiquela destacó el aporte que representa la Biofábrica para esa provincia y en particular para los pequeños productores: “Es muy importante resaltar la capacidad de diálogo que instalamos con el gobierno provincial, que se traduce en hechos concretos como lo es  esta Biofábrica”.

Por su parte, Closs destacó las políticas de vinculación tecnológica del INTA y la capacidad de asociarse con instituciones públicas y privadas, como así también explicó que “el gobierno provincial le financiará a los productores la compra de plantines de la Biofábrica”.  Además, el gobernador señaló que “la producción de la planta debe ser comercializada con otras provincias y con el sector privado”.

Durante la visita se entregaron plantines micropropagados a un grupo de productores que participó de una capacitación sobre el cultivo de caña de azúcar y nutrición animal en el Parque Tecnológico. El acto, que convocó a productores de toda la región, derivó en anuncios que llegan directamente al sector productivo.

El presidente del INTA, Carlos Casamiquela, entregó plantines micropropagados a un grupo de productores.

Como resultado de un acuerdo suscripto en 2003 entre el gobierno de Misiones, la Universidad Nacional de esa provincia y el INTA, se instaló la primera biofábrica del país especializada en biotecnología vegetal, destinada a la producción “in vitro” de plantas de alta calidad genética y fitosanitaria. Las técnicas de avanzada que se emplean permiten lograr entre 8.000 y 10.000 ejemplares de igual calidad que la planta élite donante.

La actividad se concentra en forestales –pinos y eucaliptos– pero abarca también frutas subtropicales, caña de azúcar, mandioca, plantas aromáticas y otras. En el mediano plazo está previsto incorporar la propagación de orquídeas.

La biofábrica es una moderna instalación productiva, tanto por sus tecnologías como por su equipamiento: la idea es llegar a la producción masiva de unos cinco millones de vitroplantas por año.

Además, tiene establecidos todos los procedimientos de trabajo que cumplen las exigencias de las normas ISO 9.000, lo que posibilita la acreditación de esta entidad por entidades de la Argentina y del extranjero. De ahí su valor como un espacio de integración a la cadena de valor de los negocios agrícolas y forestales de la región, ya que produce plantines de alta calidad que llegan a los productores a través de viveros y cooperativas agrícolas.

Entrevista a Carlos Casamiquela:

Entrevista a Néstor Oliveri:  

Entrevista a Maurice Closs: