13 de diciembre de 2012

“La asociación con el INTA es estratégica para desarrollar tecnologías agropecuarias”

Así lo manifestó Lino Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, tras firmar un convenio con el INTA para desarrollar tecnologías de de información y comunicación aplicadas al sector agropecuario y al mundo rural.

  • 0

Esta mañana, Lino Barañao –ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación– y Carlos Casamiquela –presidente del INTA– firmaron un convenio de cooperación académica, científica y tecnológica, enfocado en el desarrollo de las agro-TICs.

Mediante la Fundación Sadosky, dependiente del ministerio, los organismos trabajarán en la creación y aplicación de tecnologías de la información y la comunicación en el sector agropecuario y el mundo rural. “Esta asociación con el INTA nos parece estratégica porque cuentan con experiencia en llevar nuevas tecnologías al productor”, afirmó el ministro Barañao.

Por su parte, Casamiquela declaró que “el INTA se creó para incorporar tecnología y mejorar la producción, con lo cual para nosotros es una visión y una misión incorporar tecnología al sector”. El presidente agregó que “el INTA está dejando de ser sólo una fuente de solución a problemas de productividad agropecuaria para enfocarse en el desarrollo, el valor agregado y la solución de los problemas de la gente”.

Santiago Ceria, director ejecutivo de la Fundación Sadosky, indicó que “el INTA es el socio obligado para el desarrollo y aplicación de TICs en emprendimientos como cosechadoras que utilicen GPS, sensores meteorológicos para obtener alertas o un software que analice y separe alimentos en una línea de producción”.

Asimismo, el ministro aseguró que “hay toda una perspectiva que hace que, desde las tecnologías de la información, podamos aportar a un sector que ya de por sí es altamente competitivo como el agrícola-ganadero en la Argentina”. Además, detalló: “La primera etapa será en maquinaria agrícola con la creación de un sistema de software que permita la intercomunicación entre tractores, cosechadoras, etc.”.

Además del impacto concreto que se pueda tener en la tecnología agropecuaria, se planteó una intersección entre disciplinas para formar nuevos profesionales. “Es importante formar profesionales que tengan esta doble visión, de la necesidad del sector agropecuario y de las herramientas que prevén las TICs, va a ser seguramente positivo”, aseguró Barañao.

Por otra parte, Casamiquela se refirió a la reciente inauguración del Labintex en el complejo de Agropolis International, de Montpellier (Francia), tras lo cual indicó: “Este también es un campo en el que ustedes van a poder ser partícipes”.

Durante la firma del convenio también estuvieron presentes Vera Brudny –de la Fundación Sadosky– y, por parte del INTA, Ana Cipolla –director nacional asistente de Relaciones Institucionales–, Norma Pensel –coordinador nacional de Investigación y Desarrollo–, Miguel Luengo –gerente de Gestión de la Información– y Marcelo Bosch –coordinador de observación y promoción de áreas emergentes y transversales–.