14 de mayo de 2013

Avicultura a pequeña escala: un sueño dorado

Acompañadas por el INTA, más de 20 familias del departamento misionero Eldorado instalaron galpones avícolas plásticos. Una tecnología un 40% más barata y con la que se producirán hasta dos mil pollos al mes.

  • 0

Unidas en asociaciones de productores y acompañadas por el INTA, más de 20 familias de las localidades misioneras de Eldorado, Santiago de Liniers y Puerto Piray instalaron galpones avícolas plásticos. Esta tecnología es un 40% más barata que la convencional y les permite producir hasta 2 mil pollos camperos de genética INTA al mes.

“Apostamos al desarrollo humano” aseguró Diego Chifarelli, técnico del INTA Eldorado, quien, además, recalcó la “fuerte motivación y el gran interés en aplicar esta tecnología, innovadora en la provincia, porque mejora la infraestructura precaria con la que venían realizando la producción para autoconsumo”.

A partir de su implementación, las familias aumentan su producción, lo que les permite comercializar el excedente y, así, incrementar sus ingresos, reduciendo el éxodo rural. Así, el INTA junto con la Subsecretaría de Agricultura Familiar de la Nación, les brindan permanente asistencia y apoyo en los procesos de producción, organización y comercialización.

En esta línea, Chifarelli aseguró: “Trabajamos en el fortalecimiento de la cadena avícola en la región y, para ello, los asesoramos desde la producción de alimentos balanceados y pollitos ‘campero INTA’, hasta en las etapas de engorde, faena y comercialización”.

Los galpones plásticos de 50 m2 tienen capacidad para 400 pollos y están construidos sobre una base de madera de eucaliptus con techo y cielo raso de polietileno.

Se trata de galpones plásticos de 50 metros cuadrados con una capacidad de 400 pollos. Están construidos sobre una base de madera de eucaliptus con techo y cielo raso de polietileno de 500 micrones. Las paredes tienen un sócalo de tejido gallinero y un sistema de cortinas con levante mecánico.

Entre las ventajas de esta tecnología, se destaca el bajo costo de instalación –un 40% menor que los convencionales con techo de chapa y paredes de madera–. Asimismo, la sencillez del cielo raso y el sistema de cortinas, permite optimizar el tiempo de trabajo y regular la temperatura en su interior.

Estas construcciones fueron realizadas de manera conjunta por la empresa familiar JD Galpones y la asociación PUSALI (Productores Unidos de Santiago de Liniers) con el acompañamiento del INTA y la Subsecretaria de Agricultura Familiar y la financiación de las cámaras agroalimentarias en línea con políticas del gobierno nacional.

Diego Chifarelli, técnico del INTA Eldorado

También puede interesarte

17 de septiembre de 2019

Primer mapa nacional de cultivos extensivos

17 de septiembre de 2019

Ventajas del injerto en tomate